Plazas al alza, pero con precariedad: especialista

Aunado al incremento de puestos de trabajo, es importante que se generen buenas condiciones laborales para los empleados.
En ocasiones los sueldos de los trabajadores no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas.
En ocasiones los sueldos de los trabajadores no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas. (Archivo)

Monterrey

Con motivo de la reforma a la Ley Federal de Trabajo se ha disparado la creación de plazas de trabajo en el país, pero estas carecen de sueldos dignos y prestaciones de calidad, consideró Directora de la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas del Tecnológico de Monterrey María Fonseca.

En entrevista, la catedrática explicó que aunque es bueno que se estén creando cada vez más puestos de trabajo en el país, es importante hacer un cruce de datos para verificar si en efecto estos son dignos y carecen de precariedad.

“Estamos hablando de condiciones que no les permiten incluso cubrir sus necesidades básicas, de alimentación, de vestido, transporte”, consideró la especialista.

Son pocos los empleadores que se preocupan por ofrecer a sus trabajadores un verdadero sueldo para satisfacer las necesidades básicas, ya que el salario mínimo establecido por ley no es suficiente para esto.

Además, es importante considerar que no sólo los salarios son bajos, sino las condiciones en las que laboran los trabajadores son de precariedad, de insalubridad y de largas jornadas.

“Hablar de la precariedad extrema, o inseguridad social... Se han incrementado los trabajos en condiciones críticas, y esto puede ser impulsado por las reformas laborales aprobadas llevadas a un aprovechamiento para mitigar impactos de otras reformas. Se permite ahora contratar más personal por periodos más reducidos también, y es una práctica que no deberían ser utilizadas pero son utilizadas y es ventaja de la reforma laboral”, mencionó Fonseca.

Esto significa que los empleadores están aprovechando a su beneficio las reformas y modificaciones a la ley, no premiando la experiencia o el conocimiento de los empleados y aprovechando la fuerza laboral que no genera antigüedad y recibe salarios menores.

Es entonces lamentable, señaló la catedrática, que se generen más empleos pero sin calidad ya que disfraza el efecto en las condiciones laborales del país. Falta mucho para mejorar las condiciones laborales y mejorar el entorno económico del país, consideró.

Y esto se agrava más en ciertas zonas del país, en estados como Guerrero, Oaxaca y Chiapas, explicó Fonseca. Pero también hay que considerar que está segmentado por sectores de especialización y niveles educativos.

Esto es más marcado cuando se comparan las diferentes entidades federativas, y se comprueba que los empleadores o patrones muestran más consideración por estos temas y beneficios que en otras. Lamentablemente, consideró Fonseca, existe una diferencia muy marcada en diferentes regiones, entidades federativas y sectores laborales.

Es entonces, aseguró, responsabilidad de los empleadores cumplir con las disposiciones oficiales pero preocuparse por mejorar la calidad de vida de sus trabajadores y no quedarse únicamente con lo que marca la ley. Hace falta que los empleadores tengan visión a futuro en ese sentido.

“Con ley o sin ley se puede mejorar, mientras haya un entendimiento y solidaridad en las dos clases (la trabajadora y la empresarial), pero también que el estado le dé las condiciones de seguridad a sus ciudadanos. Claro que hay casos de empleadores que reconocen que dar calidad significa más productividad.

Pero es una visión debe ser más dominante, y no lo es. Quien vea esto a más largo plazo, ganará más a largo plazo, pero es cuestión de voluntad”.