¡A los pies de Ringo Starr!

Los regiomontanos le demostraron al que fuera baterista de los Beatles que lo habían esperado por mucho tiempo, al rendirle pleitesía anoche en el Auditorio Banamex.
Ringo Starr.
Ringo Starr provocó en los regios un efecto maravilloso. (Leonel Rocha)

Monterrey

En una cápsula del tiempo llena de muchos recuerdos fue en lo que se convirtió el Auditorio Banamex la noche del lunes con la presentación del baterista de la legendaria banda The Beatles: Ringo Starr.

Desde temprana hora los fanáticos se dieron cita en los alrededores del lugar caracterizados con los diversos vestuarios de la agrupación para disfrutar de una velada única en la historia de Monterrey.

Cumpliendo con la puntualidad inglesa, en cuando el reloj marcó las 21:00, las luces del auditorio se apagaron.

"Damas y caballeros, con ustedes, Ringo Starr", fueron las palabras que mencionó eufóricamente uno de los integrantes de la AllStar Band, que provocó que los espectadores saltaran de sus butacas al verlo entrar corriendo por el escenario vestido de negro.

"Ringo, Ringo, Ringo", gritó el público enloquecido al verlo en acción, apenas transcurría el tema "Matchbox".

"Buenas noches, ¿listos para una noche de recuerdos? ¿Listos para una noche de buena música, de mucho rock and roll?", mencionó el baterista y cantante, que era ovacionado en todo momento por sus seguidores.

"It don't come easy" se convirtió en la segunda interpretación de Ringo, para después tomar su inseparable batería y acompañar a los AllStar Band en este recorrido musical.

En esta ocasión la producción no requería de grandes pantallas o efectos especiales, la sola presencia de Starr fue especial para convocar a miles de seguidores que ovacionaron sus temas. Sólo una lona ocupaba un espacio y en ella una gigantesca estrella y una flor se podían admirar al fondo del escenario.

"I saw the ligth", "Evil ways" y "Rossana" se escucharon a voz de la AllStar, aquí el ex beatle demostraba su astucia en la batería.

Como una verdadera leyenda viva de la música, Ringo dejó plasmada su experiencia al dejar su batería y pasar al piano al sonido de "I saw the ligth", lo cual provocó nuevamente una explosión en el público.

Uno de los momentos más especiales de la noche resultó a los primeros acordes del famoso tema "Yellow submarine", donde los espectadores volvieron a saltar de su silla para interpretar uno de los clásicos más grandes de los Beatles.

Pancartas amarillas, globos, bufandas y demás objetos de color en amarillo salieron entre los asistentes para la fiesta del recuerdo.

Ringo dejó a la banda interpretar uno de los covers más exitoso de aquella época: "Black magic woman".

"Honey don't", "Anthem", "You are mine", "África" y la rítmica "Oye cómo va", con ésta Ringo Starr le brindó un homenaje al mexicano Carlos Santana.

El marco del fin comenzó al ritmo de "Broken wings", "Hold the line", "Photograph", "Act naturally", pero fue al ritmo de "With a little help from my friends" cuando se despidió del escenario agradeciendo el cariño del público regio.

Lo más esperado

Fue la primera vez de Ringo Starr en Monterrey.

Se encontró con un público ávido de los Beatles.

Los recompensó con lo que querían escuchar.

Y ellos, a cambio, llegaron vestidos para la ocasión.

Juntos vivieron una noche de recuerdos y psicoledia.