“Esta película es la historia detrás del caso Peña Coss”

El crimen es el punto de partida de la película "Cumbres", que comenzará su proyección comercial.
El cineasta regiomontano.
El cineasta regiomontano. (Especial)

Monterrey

Tras acontecer un crimen, dos hermanas deciden emprender un viaje buscando a un familiar, aunque no saben con certeza por qué su padre las obligó a emprender el recorrido.

A grandes rasgos así comienza la historia de Cumbres, la cinta de Gabriel Nuncio (Monterrey, 1979) y que si bien toma como referencia el crimen de los hermanos Coss en la colonia residencial al poniente de Monterrey, su narrativa se aleja por completo de ese hecho.

Con un recorrido de festivales nacionales e internacionales, la cinta se proyecta en salas comerciales de Monterrey y el Distrito Federal el 7 de agosto pero hoy tendrá un estreno en la Cineteca a las 20:00.

¿Cómo han trabajado la promoción de la cinta, pensando en la relación que se le hace con el crimen de los hermanitos Coss sucedido en 2006, el filme ha sobrepasado esta relación?

Te podría decir que casi el 90 por ciento de las entrevistas lo señalan; han sido muy pocas donde no se aborda o donde no me preguntan.

La película tuvo como punto de partida el crimen, de cómo los medios importantes de Monterrey hablaron un montón del caso con detalles mórbidos pero esta, digamos, es la historia detrás del crimen o una historia no contada del crimen, aunque no particularmente de este caso.

Aunque la cinta cuenta la historia de dos chicas por un viaje, se le ha relacionado como un trabajo que busca exponer la situación de violencia en México, ¿cómo aprecias esta lectura?

Sí, en algunos medios han abanderado esta idea, incluso en algún momento se le tituló como que era un retrato sobre la violencia en Nuevo León, algo que me sorprendió porque esa no es la pretensión del proyecto.

¿Las locaciones son en Monterrey?

Durante la etapa difícil de Monterrey muchas locaciones tuvieron que ser en San Pedro cuando se filmó de noche. Sólo una vez que quisimos filmar de noche en Monterrey, tuvimos que interrumpir porque había disparos. Esta es la parte de la realidad de la película pero que no está presente en la narrativa.

En este caso, ¿qué facilidades o dificultades ofrece la ciudad para filmar?

Contamos con el apoyo de Conarte y eso fue una de las mayores de fondos para hacer la película, y sí contamos con apoyos del Estado.

Lo que sí no tiene nada que ver con las instituciones es sobre el estado de ánimo de la ciudad. Cuando tenía veintitantos años yo hacía videoclips y era bien amigable la ciudad, la gente te atendía, te abrían las puertas de sus casas, hoy te topas con muchas preguntas, "¿para qué, quiénes vienen, cuándo?". Entonces fue descubrir a ese Monterrey que estaba bajo esta nube de inseguridad y que hacía que la gente tomara mayores precauciones.

¿Cuál es el camino que seguirá la cinta?

Ahora logramos la proyección en algunas salas con la gente de Cinépolis, lo cual es bueno porque sigue siendo verano y le están dando espacio a una película que no cumple con el perfil de la época. En ese sentido me parece bien llegar ahí, la Cineteca también es otra gran plataforma y después de eso estamos pensando cómo proyectarla en salas alternativas en Monterrey, una idea puede ser Videódromo y sus proyecciones al aire libre.

También está la idea de las plataformas digitales, algunas ya se han acercado con nosotros pero confiamos en que la cinta vivirá todavía una temporada más en una plataforma digital.