ENTREVISTA | POR GUSTAVO MENDOZA

Armando Vega-Gil Bajista de la H.H. Botellita

De visita en la ciudad para presentar su más reciente trabajo literario, habló también de un nuevo disco.

“Lo que pasa en el país debería tener su soundtrack”

Se prepara para el estreno de una cinta que escribió y actuó.
Se prepara para el estreno de una cinta que escribió y actuó. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

Ahora conformados como La HH Botellita, su bajista y compositor Armando Vega-Gil continúa en su faceta de creador tanto ofreciendo conciertos, haciendo presentaciones de libros y preparándose para el estreno de la cinta El crimen del Cácaro Gumaro que escribió y donde actúa.

De vista en la ciudad para presentar su más reciente trabajo literario El perro de Oventic (Alfaguara), el conocido El Cucurrucucú expresó su opinión sobre el rock nacional, donde cada vez abundan las bandas que cantan y suenan a grupos ingleses o norteamericanos.

Siendo uno de los fundadores de Botellita de Jeréz, adelantó lo que será el nuevo disco sólo que ahora serán conocidos sólo como La HH Botellita tras la salida de Sergio Arau.

Se ha visto como agrupaciones de rock nacionales se han unido a problemáticas sociales, como sucedió con el apoyo de Café Tacvba al pueblo Wirrárica ¿Es válido para el rock o es pensar en un escenario romántico?

Los roqueros como que tenemos contacto muy directo y muy rápido con grandes públicos, entonces el efecto sería más veloz que si se hace desde otra trinchera, como el cine o las letras; creo que el rock pareciera que por tener esta energía rebelde debiera tener esta obligación pero se está demostrando con los grupos que ahora están en el mainstream -aunque no a todos- no les importa: cantan en inglés, sus letras dicen puras pende...

Incluso es una de las críticas que se hace al Vive Latino, que reúne a grupos latinos pero que suenan a bandas anglosajonas, con discursos alejados ya no de una realidad política nacional sino de la propia realidad de los jóvenes mexicanos.

Mira, todo lo que está pasando ahora en el país debiera tener una música de fondo, un soundtrack pero no hay o al menos el rock no lo está dando; el rock nació como negocio, no podemos negarlo, pero siempre había ventanitas abiertas a la protesta o para alzar la voz pero en general el rock vive en una especie de falta de compromiso o de incapacidad para entender las cosas. Una banda mexicana que canta en inglés no se da cuenta que está formando parte de un mecanismo mundial de sometimiento y de igualación de todos, una banda mexicana que canta en inglés es igual a una banda gringa que canta en inglés porque todas deben parecerse y todos deben consumir lo mismo. Es penoso que no haya esta capacidad de reflexión.

¿No será un problema de generación, de los subir y bajar en las épocas del rock?

Es un poco como lo que pasa en Estados Unidos, donde en los premios MTV gente súper fresa, súper pop o súper pende... están junto a bandas de rock bien pesadas, y ese el aparato mercantil.

No sé si el rock esté falleciendo o no pero hay música que no vemos y que no escuchamos pero que está ahí dando vida y esperanza para que estas cosas cambien.

¿La H.H. Botellita cómo ve lo que viene, es tiempo de reinventarse, cómo los está recibiendo el público?

Mira ahorita hay una crisis, por ejemplo, de chamba y que se va ir profundizando a menos que hagamos algo. Lo que estamos tratando de hacer ahorita con Botellita es realimentar, de volver a nutrir nuestra onda creativa.

Cuando nos juntamos con Arau teníamos como 13 años sin componer disco nuevo, como viviendo en la reproducción de lo que la gente ya conoce y le gusta, como que no dábamos el salto para inventar nuevas cosas.

Ahora con la salida de Arau nos sirve un poco para reanimar estas ganas y hoy estamos grabando un nuevo disco, y poco a poco va ir saliendo. Nuestra primera canción es "Sin maíz no hay país" que habla sobre el rollo de Monsanto, que viene con las puertas abiertas del gobierno Federal y Estatal para sembrar su maíz transgénico para que terminen con las especies naturales, para que el maíz se vuelva una propiedad privada, para que tengas que pagar derechos y todo sepa igual y nuestro maíz sepa igual al maíz gringo.