Restaurarían el lienzo de Cabrera a inicios de 2017

La obra, que se encuentra en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Salinas Victoria, fue dañada el 7 de diciembre del año pasado con una piedra.
Se espera que en las próximas semanas sean liberados 290 mil pesos para la obra, tras superar los trámites de dependencias federales y de la aseguradora.
Se espera que en las próximas semanas sean liberados 290 mil pesos para la obra, tras superar los trámites de dependencias federales y de la aseguradora. (Raúl Palacios y cortesía de Restáurika)

Monterrey

Por casi un año, los feligreses de la Parroquia de Guadalupe, en Salinas Victoria, se han acostumbrado a observar que la imagen de la guadalupana esté rota.

La obra de la Virgen de Guadalupe, fechada en 1759 por el pintor novohispano Miguel Cabrera, está próxima a ser restaurada a través del cobro de la Póliza de Seguro con el que cuenta el patrimonio protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Este recurso, que asciende a los 290 mil pesos, sería liberado en las próximas semanas, tras superar los trámites entre la dependencia federal y la compañía aseguradora.

En Nuevo León, el INAH explicó que este tipo de seguros se pueden cobrar cuando un bien mueble o inmueble es afectado por un desastre natural o diversas causas.

Benjamín Valdez Fernández, coordinador de proyectos, expuso que se cuenta con un recurso importante para restaurar el lienzo, dañado el 7 de diciembre del 2015.

“Hubo una espera de un año, la cual ya desesperó tanto al padre como a la comunidad de Salinas Victoria. Creo que es un apoyo importante para que se haga un trabajo profesional a la obra”, opinó.

El lienzo de la guadalupana sufrió la rotura en la parte superior de la derecha, a causa del proyectil que lanzó una persona en diciembre del año pasado. El golpe fracturó el cristal con el que se protegía a la obra, mismo que fue retirado durante el año para evitar mayores rasgaduras.

Un caso sin precedente

Miguel Cabrera fue un artista muy destacado durante la época Colonial. Aunque contó con un taller que proveía de obra religiosa al centro del país, es difícil encontrar obras de su autoría al norte de México.

Refirió que el acervo del Museo Regional El Obispado cuenta con una obra firmada por Cabrera, sin embargo, la de Salinas Victoria es representativa porque forma parte del culto público.

“Hay pocas obras atribuidas al pintor al norte de México, para la comunidad es una obra muy importante”, destacó el funcionario.

Sobre el caso de la pedrada, Benjamín Valdez explicó que en Nuevo León hay pocos casos denunciados sobre daño o robo al arte religioso.

Recordó el caso de las campanas del ejido Escobedo, en Montemorelos, que se recuperaron tras un robo. En García también se robaron objetos del mismo tipo, sólo que aquí no se encontraron.

“Tenemos poco registros del daño al arte religioso, los casos de saqueo se han enfocado en las placas y campanas, debido al alto precio que se paga por el bronce entre los fundidores”, apuntó.

 Visitan exposición en MHM más de 21 mil personas

 La exposición Miguel Cabrera. Las tramas de la creación ha sido visitada por más de 21 mil personas, tras inaugurarse en el Museo de Historia Mexicana (MHM) el pasado 21 de septiembre.

Se trata de una exhibición que reúne una colección de las mejores obras de Cabrera, pintor nacido en Antequera (Oaxaca) en 1695 y que obtuvo un gran reconocimiento en su época.

A decir de 3 Museos, la exposición ha sido visitada por más de 21 mil 217 personas, según el conteo hasta el 31 de octubre. La muestra ofrece obras representativas como la Representación de la Virgen de Guadalupe con la Santísima Trinidad, San Ignacio de Loyola y San Antonio como testigos, entre otras de gran manufactura.

Cabrera destacó, además de imponer un taller que elaboró obras por todo el país, por sus estudios directos al ayate presentado por San Juan Diego, determinando que no se trataba de una pintura o copia.

La muestra Miguel Cabrera. Las tramas de la creación continuará en exhibición en el MHM hasta el 22 de enero del 2017. La entrada es libre los martes y domingo.

A decir de Verónica Zaragoza, curadora del Museo Nacional del Virreinato, Cabrera es uno de los pintores más reconocidos y el más importante de su época. Trabajó por igual a órdenes religiosas que para particulares. Su nombre lo llegó a colocar como el pintor de cámara del arzobispo de México, Manuel José Rubio.