Paridad requiere justicia confiable: magistrada

María del Carmen Alanís Figueroa, ex presidenta del Trife, dijo que el éxito del 50-50 en las próximas elecciones estará ligado a la eficacia con que se maneje el sistema judicial electoral.
La funcionaria participó en el seminario “Cuotas de Género, un plan en seis etapas para su implementación”.
La funcionaria participó en el seminario “Cuotas de Género, un plan en seis etapas para su implementación”. (Leonel Rocha)

Monterrey

El éxito de la paridad en las próximas elecciones estará vinculado a la eficacia con la que se maneje el sistema judicial electoral, determinó la magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife), María del Carmen Alanís Figueroa.

Durante su participación en el seminario "Cuotas de Género, un plan en seis etapas para su implementación", la magistrada señaló que los juzgadores deben considerar los posibles efectos discriminatorios de las leyes electorales.

En su charla magistral "La perspectiva de género en la justicia electoral", Alanís Figueroa señaló que juzgar con perspectiva de género es un paso indispensable para dar efectividad a medidas como las cuotas de género establecidas en la ley o en los estatutos de los partidos políticos.

"Acceso a la justicia y juzgamiento con principio de género, pero no se puede juzgar sino llegan las mujeres a los tribunales, de nada nos sirve todo lo demás sino hay una instancia judicial confiable y oportuna que restituya un derecho, por eso hay que llegar a denunciar", dijo la especialista.

Indicó que la eficacia de estas reglas disminuye cuando no existe una instancia para restituir los derechos violados.

Más aún, señaló que los jueces deben identificar los casos donde, en la práctica, las normas no son imparciales y tienen un sesgo que pone a las mujeres en una situación de desigualdad.

Alanís Figueroa presentó un análisis de las leyes electorales de los estados que tendrán elecciones en 2015, señalando que en el caso de Nuevo León se cumplen con los principios constitucionales.

Destacó el avance de contar con sanciones directas a los partidos que no cumplan con la paridad en el registro de sus candidatos y candidatas.

Sin embargo señaló que además hay que cambiar las prácticas parlamentarias, porque una vez que las mujeres llegan a los parlamentos no participan en las decisiones más importantes.

Citó como ejemplo el hecho de que las decisiones se siguen tomando en otros lados que no tienen nada que ver con el trabajo legislativo, e incluso dijo que por por años, a las pocas mujeres que llegaban a ser diputadas no se les permitía presidir alguna comisión al interior de los congresos.

"No logran participar, los acuerdos y las decisiones se toman en las cantinas, en los bares, en las madrugadas, y no es que las mujeres no puedan asistir a estos lugares, sino que también una gran mayoría tiene otras obligaciones

"No se trata sólo de que lleguen y levanten la mano, es necesario cambiar las prácticas parlamentarias, por años a las pocas mujeres que llegaban al Congreso no las dejaban presidir las comisiones", expresó Alanís Figueroa.

Dijo que en el Senado de la República hay un 32 por ciento de mujeres y si equivale con las presidencias de comisiones de por parte del sexo femenino, no así en el Congreso Federal, donde hay un 36 por ciento de diputadas, pero solo 21 por ciento de presidencias.

En el Congreso del Estado de Nuevo León, hay un 22 por ciento de mujeres y equivale con las comisiones de dictamen que presiden.

Durante la inauguración del evento, el magistrado presidente de la Sala Regional Monterrey del Trife, Marco Antonio Zavala Arredondo, señaló que el seminario es un ejercicio de rendición de cuentas, pues con él se busca que la ciudadanía y la comunidad especializada conozcan y discutan las principales sentencias de la Sala en materia de género.

Dentro del programa del evento se desarrolló el análisis de algunas sentencias relacionadas con el alcance de la equidad de género y la remoción de obstáculos para garantizar la paridad en la integración de órganos estatales.