Regiomontanos ovacionan ópera de 'Romeo y Julieta'

Diez solistas, 50 miembros del Coro Nuevo León y 70 músicos de la Orquesta Sinfónica de la UANL fueron parte de la puesta en escena.
Se utilizó una escenografía sencilla y un vestuario modesto.
Se utilizó una escenografía sencilla y un vestuario modesto. (Carlos Rangel)

Monterrey

Las actuaciones de Maria Katzarava y de Sébastien Gueze se llevaron la primera velada de la ópera Romeo y Julieta, gracias a su alta calidad interpretativa teniendo como foro la Gran Sala del Teatro de la Ciudad.

La versión de Charles Gounod requirió de un amplio número de personajes en escena: 10 solistas, cerca de 50 integrantes del Coro de la Ópera de Nuevo León, todos ellos acompañados por los 70 músicos de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (OSUANL).

Si bien la entrada no llenó el foro de la Gran Sala del Teatro de la Ciudad, los asistentes disfrutaron de la ejecución de Sébastien Gueze (Romeo) pero en especial de Maria Katzarava (Julieta) desde, prácticamente, su aparición en el escenario.

Con una escenografía sencilla y un vestuario modesto, la ópera Romeo y Julieta inició con una apertura coral, para después llevar a cabo el gran baile que se ofrece en la casa del Conde de Capuleto.

Al comienzo la participación de Gueze inició algo débil pero a la mitad del primer acto elevó de sobremanera la intensidad de su voz. Cosa distinta sucedió con Katzarava, quien atrajo la atención del público casi de inmediato.

La soprano, hija de una familia gregoriana y mexicana, casi de inmediato resaltó por la potencia de su voz así como la actuación bien llevada que hizo del personaje. Antes de cerrar el primer acto el público ya la había despedido con sonoros aplausos.

Con Romeo y Julieta Ópera Nuevo León termina sus actividades por este año, ofreciendo esta versión tomando en cuenta la conmemoración internacional por los 450 años del natalicio de William Shakespeare.

Para esta ocasión, la OSUANL contó con la dirección del director italiano Guido Maria Guida teniendo una destacable participación. Por su parte el Coro de la Ópera contó con Juan David Flores como conductor titular.

La ópera, dividida en cinco actos, relata cómo los hijos de dos familias declaradas en guerra –los Capuleto y los Montesco- declaran su amor sin saber los problemas que tendrán por esta situación.

Tras una suerte de obstáculos y el destierro de Julieta, ambos jóvenes encontrarán la desgracia fatal, como única posibilidad de continuar su romance.

En el elenco también se contó con la participación Charles Oppenheim, Oziel Garza, Oscar Martínez, Linda Gutiérrez, Manuel Acosta, Rocío Tamez, Guillermo Ruiz, Mario Bailey, Antonio Albores y Armando Elizondo.

Al finalizar la presentación el público ovacionó ampliamente la actuación de los dos protagonistas, en especial de la soprano Maria Katzarava.

La producción de Ópera Nuevo León contó con el apoyo del Consejo para la Cultura y las Artes del estado de Nuevo León (Conarte) además de Conaculta, siendo un proyecto programado dentro del Nuevo León Polo Cultural de México.

Romeo y Julieta tendrá una nueva función este próximo domingo 30 de noviembre, en punto de las 18:00, en el Teatro de la Ciudad. Los precios varían entre 100 y 300 pesos en diversas localidades.