“El noreste, relevante en arte rupestre”

El catedrático de la UDEM Bertrand Lobjois, destaca la importancia de generar espacios en el estado para hablar de temas como la antropología o la arqueología.
El experto participa en el Coloquio de Arqueología y Paleontología.
El experto participa en el Coloquio de Arqueología y Paleontología. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Son pocos los espacios para hablar de arqueología y paleontología en el estado. Para los especialistas de ambas disciplinas sociales, los foros para exponer los avances de sus investigaciones son más reducidos todavía.

Durante hoy y mañana se realizará el primer Coloquio de Arqueología y Paleontología en el Noreste de México, organizado por la Universidad Humanista de las Américas y la Universidad de Monterrey. La sede es el auditorio del Museo de Historia Mexicana, a partir de las 10:30, con entrada libre.

El antropólogo Bertrand Lobjois, catedrático de la UDEM, refiere en entrevista la importancia de hablar sobre estos temas en Nuevo León.

¿Cuál consideras que es la relevancia para Monterrey de hablar de temas como arqueología o la paleontología?

A pesar de la falta de vestigios monumentales, el noreste de México es un territorio de gran relevancia para los estudios de arte rupestre y de paleontología. Además es importante que el público se entere de su patrimonio, lo conozca y pueda conservarlo para las futuras generaciones.

Se menciona que desde hace casi 30 años no se impartía un coloquio de esta importancia, ¿cómo se organizó?

De hecho, según las investigaciones de mi colega Víctor Ortega León, coorganizador de este coloquio, el último evento de este tipo fue organizado en 1975. El coloquio existía desde unos años de manera interna en la Universidad Humanista de las Américas, única institución del estado en proponer carreras en arqueología y paleontología. Después un par de invitaciones a participar como investigador independiente, hablamos con Víctor Ortega de la necesidad de difundir más los trabajos de los estudiantes de carrera.

Tú tienes la oportunidad de conducir un programa de radio sobre arqueología, ¿qué tanta demanda sientes que hay del público por hablar de arqueología, por ejemplo?

Vimos que exposiciones como Teotihuacán: Ciudad de los dioses e Isis y la Serpiente Emplumada fueron exitosas. Es decir, tenemos en Nuevo León a gente interesada por el pasado, por la arqueología, pero faltan más espacios para difundir la investigación científica en general.

En este sentido, son preocupantes los recortes presupuestales a la cultura que podemos leer o escuchar a nivel global. Pareciera que la cultura se vuelve cada vez reservada a quien pueda pagar para acceder a ella, es por esta razón que el coloquio que proponemos es totalmente gratis.

Con las nuevas licenciaturas que ofrece la Universidad Humanista de las Américas sobre el tema, ¿crees que será un buen impulso para difundir estos estudios en la entidad?

Aunque no pareciera, la antropología, por esencia, podría estar presente en muchas carreras. La antropología cultural nos permitiría elaborar estrategias de inclusión de grupos pormenorizados como los pueblos nativos, entender el derecho de costumbre o apoyar a las empresas extranjeras al momento de capacitar su personal mexicano y a entender su idiosincrasia.

La antropología médica apoya puede ayudar en programas de prevención de enfermedades. La arqueología nos brinda restos culturales de nuestros antepasados que nos permiten reconstruir nuestro pasado para entender el presentar y mejorar nuestro porvenir.

Me agrada que varias instituciones fomenten la felicidad como argumento mercadotécnico, pero esto debe reponer sobre la creación de centro de investigaciones que estudian el ser humano para todas sus perspectivas. Podemos decir que en el noreste en general, y en Nuevo León en particular, hay un largo camino por recorrer.

Los estados de San Luis Potosí y Chihuahua han propuesto recientemente opciones educativas interesantes de las cuales debemos inspirarnos.