No hay riesgo por 'fracking', reitera el Gobierno Estatal

En México se ha considerado información similar a la recabada por EU, y la reforma energética garantiza un marco legal adecuado, declara el subsecretario de Energía de Nuevo León.
Detalle de infraestructura utilizada para el manejo de energéticos en el municipio de Los Ramones.
Detalle de infraestructura utilizada para el manejo de energéticos en el municipio de Los Ramones. (Carlos Rangel)

Monterrey

Tras años de debate sobre si es dañino o no la técnica de fracking o fracturación hidráulica en el estado de Nueva York, en Estados Unidos, se llegó finalmente a una resolución por parte del gobernador Andrew Cuomo, que acompañado por su secretario de Salud y Conservación del Medio Ambiente, anunció la prohibición de esta práctica para extracción de gas del subsuelo.

Al respecto, el subsecretario de Energía de Nuevo León, Vladimir Sosa Rivas, explicó que entiende la preocupación que tienen las autoridades y habitantes del estado norteamericano. Pero no hay indicaciones que la salud de los regiomontanos o mexicanos se vea afectada por el fracking en un futuro.

Y es que la decisión fue aplaudida por grupos ambientalistas, activistas y por la sociedad en general de dicho estado norteamericano, y repudiada por los empresarios que reclamaron los empleos y beneficios económicos que pudieron llegar a Nueva York si se utiliza el fracking, que ha dejado ganancias millonarias en estados como Texas.

Como se dio a conocer esta semana, el comisionado de Salud del estado de Nueva York, Howard A. Zucker, habría señalado que se llegó a esta decisión ante los resultados de un estudio sobre posibles efectos negativos a la salud y medio ambiente que habrían causado preocupación entre las autoridades neoyorkinas.

Sin embargo, reconocieron que los resultados no son concluyentes.

Pese a que se llegó a esta determinación con reservas en cuanto a temas de salud, las quejas de los habitantes neoyorkinos, activistas y hasta artistas que residen en esa ciudad estadunidense no son muy distintas a las que se han dejado escuchar en México con respecto al fracking, y sus consecuencias al medio ambiente, entre las que se han mencionado el desperdicio de agua, uso de químicos dañinos y daños en el subsuelo, que inclusive pueden ocasionar sismos.

No obstante, Sosa Rivas explicó que en México también se ha tomado en cuenta la información de estudios similares a los recabados por las autoridades neoyorkinas, y mediante normativas de seguridad, buscarían prevenir que daños tanto a la salud como al medioambiente.

"Estos estudios te dicen que cuando se lleva a cabo la práctica de fractura hidráulica con los estándares adecuados, los riesgos son bastante manejables.

"Cualquier actividad humana, cualquier actividad industrial tiene riesgos; lo importante es saber cómo lograr que estos riesgos sean manejables. El tema del petróleo y gas shale en Estados Unidos ha demostrado ser una industria con muy bajos incidentes y que ha demostrado ser muy segura con las mejores prácticas.

El país, al igual que la nación vecina, cuenta con el marco legal necesario, gracias a la reforma energética, promulgada recientemente, dijo.

"En México, afortunadamente, con la reforma energética contaremos con una regulación adecuada, los mecanismos penales para que se lleve a cabo bajo los más altos estándares", explicó Sosa Rivas en entrevista con MILENIO Monterrey.

Y es que se crearon instituciones como la Agencia Nacional de Seguridad y Protección del Medio Ambiente, recordó. La presencia de ésta y otras instancias ayudará a evitar que se rompan reglas de calidad y se perjudique la calidad de vida de los mexicanos.

Sosa Rivas, quien colaboró como coordinador de asesores adjunto de la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía federal (Sener), y participó con el equipo técnico encargado del diseño de la reforma energética antes de tomar el cargo en el estado de Nuevo León, explicó que en este proceso de trabajo se tomaron en cuenta los estudios internacionales.

"No tomamos en cuenta en cuántos países se prohíbe o no; ni en qué los llevó a las prohibiciones o no; tampoco en si hubo elementos políticos o no políticos detrás de esas prohibiciones. Lo que nosotros analizamos fueron los elementos científicos, hechos demostrables, datos verificables", afirmó.

En el estado de Nuevo León también se cuenta con un Consejo de Aprovechamiento Energético que, con la presencia de autoridades estatales, federales, representantes de la sociedad civil, empresarios, y los rectores de las cuatro principales universidades locales, vigilará que se cumplan con los requisitos necesarios para evitar situaciones que pongan en riesgo la salud de la población, expresó el funcionario estatal.

"Tiene mucha pluralidad este consejo que permite dar recomendaciones de política pública y que refleja que es un tema que se discute a la altura, con el rigor y el nivel científico que se requiere para estos temas", señaló Sosa Rivas.

El debate continúa

-Vladimir Sosa Rivas, quien colaboró como coordinador de asesores adjunto de la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía federal (Sener), explicó que en el proceso de trabajo se tomaron en cuenta los estudios internacionales. Fueron analizados elementos científicos, hechos demostrables y datos verificables, expresó.

-Hace unos días, el estado de Nueva York informó que prohibirá el uso de técnica de fractura hidráulica, conocida como fracking para la extracción de gas, según anunciaron las autoridades estadunidenses tras un informe oficial que asegura que representa riesgos significativos para la salud.

La palabra polémica

La fractura hidráulica parte de la perforación de un pozo vertical la cual, una vez alcanzada la profundidad deseada, viene acompañada de una perforación horizontal que puede extenderse entre 1 y 1.5 kilómetros. Esta perforación se repite en diferentes direcciones, partiendo del mismo pozo de perforación vertical inicial. Una vez hechas las perforaciones, y debido a la baja permeabilidad de la roca de esquisto, es necesario fracturar la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión, para permitir el flujo y salida del gas. Como el flujo disminuye muy pronto es necesario realizar continuamente el procedimiento de fractura hidráulica en un mismo pozo, para mantener la producción.

Fuente: http://nofrackingmexico.org