Estado niega conflicto de interés en nombramiento

Tras las críticas recibidas, el Gobierno de Nuevo León descartó un vínculo con el secretario  de Desarrollo Sustentable, argumentando que fue elegido para el Gabinete por su capacidad.
El titular del Ejecutivo estatal encabezó ayer el Séptimo Encuentro Mundial de Valores.
El titular del Ejecutivo estatal encabezó ayer el Séptimo Encuentro Mundial de Valores. (Raúl Palacios)

Monterrey

En respuesta a las críticas de diversos actores políticos y ciudadanos sobre el presunto conflicto de intereses con Roberto Russildi, secretario de Desarrollo Sustentable, el Gobierno del Estado defendió su labor al frente de la dependencia.

El mandatario estatal, Jaime Rodríguez Calderón, aclaró que nunca ha sido socio de Russildi, sino copropietario por la venta de unos terrenos que le hizo en 2012, para comprarse un vehículo blindado para él y su familia.

"En el año 2012 yo le vendí a Roberto Russildi la mitad de mi propiedad, y la vendí porque yo necesitaba comprar un vehículo blindado y fue lo único que me dio la posibilidad de comprármelo, y me compré un vehículo para mí y mi familia.

"No somos socios, somos copropietarios de un terreno de 15 hectáreas; él es dueño de 7.5 y yo de 7.5, y para que se acabe la polémica, yo ya di instrucciones de que se divida cuál es su parte y cuál es la mía, y se acabó", declaró.

El titular del Ejecutivo Estatal argumentó que en la actualidad los terrenos están completamente solos, a tal grado que "ni hay lagartijas".

"Ni he hecho ningún negocio con él, ni quiero hacerlo; para mí Roberto Russildi es uno de los mejores ingenieros que tiene este país y que yo lo contraté en mi facultad de ser gobernador, y en la confianza que los ciudadanos me dieron de yo decidir a los mejores para ir al Gobierno. El tiempo dirá y ustedes lo van a ver", refirió.

Pronto, apuntó, habrá de convocar a los quejosos para llevarlos a los terrenos a constatar que las cosas están trascurriendo bajo el sello de la transparencia y no hay nada irregular que pueda afectar a las arcas de las finanzas estatales.

Respecto a las acciones que Russildi tiene con la constructora Javer, el gobernador sostuvo que no habrá problema alguno, porque el Estado no tiene la facultad para otorgar permisos en materia de desarrollo habitacional, y son los municipios los que se encargan de este tipo de situaciones.

"Es un Gabinete de ciudadanos, de empresarios, de la academia, de gente de la comunidad. Todos los que estamos en este Gabinete no vamos a hacer negocios con los recursos de la sociedad.

"Yo lo aclaro y la gente tiene derecho a preguntarme y les contestaré con la verdad (...). El Estado contrató al ingeniero Russildi por su capacidad", insistió.

Por último, el gobernador presumió que el titular de Desarrollo Sustentable logró hacer la torre de avenida Juárez y Constitución con el 30 por ciento de lo que costó la torre VIP del Estado.

"Ese es el gran ingeniero, diseñó, operó, administró este gran proyecto, entonces vale la pena que lo tengamos en el Gobierno", concluyó.

La movilidad urbana, la supervisión de Simeprode y el Metro serán los retos principales para la dependencia.

Jorge Blanco, diputado de Movimiento Ciudadano; Guillermo Martínez Berlanga, ecologista; y Ernesto Cerda, activista, cuestionaron el nombramiento de Russildi en Desarrollo Sustentable, por la compra de terrenos en García, así como por ser accionista de Javer, empresa dedicada a la construcción de fraccionamientos, situación que los llevó exigir su destitución lo antes posible.