Y munícipe de Guadalupe niega desacato a Auditoría

Observaciones del órgano fiscalizador no alcanzan a su gobierno; confirma notificaciones contra ex funcionarios, no da nombres.
César Garza Villarreal.
César Garza Villarreal. (Raúl Palacios)

Monterrey

Guadalupe no incurre en desacato ni le saca la vuelta a los señalamientos de la Auditoría Superior, porque la Contraloría Interna ya impuso algunas sanciones a ex funcionarios y otras siguen su respectivo proceso, afirmó ayer el alcalde César Garza Villarreal.

El munícipe afirmó que en cuanto a la participación en sus dos meses de gobierno es sólo cronológica, ya que no fue realizada ninguna observación.

“La Contraloría municipal dará cuenta de todas las sanciones que procedan una vez que se agoten todos los procedimientos que marque la ley, no hay ningún desacato ni desatención, pero en resumen procederemos conforme a la ley y estamos atendiendo todas las observaciones que nos señale la Auditoría Superior del Estado. No hay ningún interés de sacarle la vuelta ni evadir ninguno de los señalamientos”, afirmó Garza Villarreal.

Ayer, MILENIO Monterrey informó que el municipio de Guadalupe ha “dado largas” la aplicación de sanciones a ex funcionarios como lo solicitara la Auditoría Superior de Nuevo León (ASENL) como parte del fincamiento de responsabilidades por malos manejos en el periodo 2009-2012.

En entrevista telefónica, el munícipe respondió que ya hay notificaciones de ex servidores públicos amonestados, sin dar nombres.

“Está el proceso, pero algunas amonestaciones se han notificado ya por escrito, no se ha decidido o resuelto ninguna acción de tipo penal o administrativa mayor contra algún servidor público y el proceso está en marcha y esperamos que la Contraloría lo resuelva conforme a Derecho.

“Por responsabilidad, yo no quisiera ensuciar el nombre de nadie, porque eso tiene que ser muy contundente; si se hace responsabilidad de tipo penal o administrativa, se ejercerá, pero no se puede estar señalando datos, ni prejuzgando hasta que no haya conclusiones definitivas”, manifestó el alcalde.

Afirmó que la retención de servicios o productos por parte del municipio a los empleados en su gobierno es una práctica totalmente abandonada; sin embargo, existen adeudos del pasado, que actualmente se están reestructurando con los proveedores.

“En primer lugar diría que lo que toca la participación de mi administración es sólo cronológica, nosotros no tenemos ninguna de esas observaciones que tienen que ver con los dos meses que me corresponden a mí.

“Todo el expediente está turnado a la Contraloría municipal, que por reglamento no es la que propone las medidas; muchas son amonestaciones, otras dan un recurso al señalado como presunto responsable. La verdad es que está aunado a que la Contraloría le dé cumplimento a las observaciones, hasta el momento no tengo un dato certero de si se aclaró y nos atenemos a que los resuelvan”, dijo Garza Villarreal.