Hace 40 años teníamos los mismos problemas, afirma gerente de Kicox

La implementación de clústeres en zonas específicas ha sido clave en países asiáticos.
La concentración de cada industria rodeada de empresas similares ha sido una de las estrategias.
La concentración de cada industria rodeada de empresas similares ha sido una de las estrategias. (Archivo)

Monterrey

El Korea Industrial ComplexCorp (Kicox) ha estado en funcionamiento desde hace poco más de 40 años; se trata de un programa iniciativa del gobierno surcoreano que nació a partir de su política industrial para incentivar la inversión de empresas extranjeras, la creación de sus propias industrias y el apoyo y financiamiento a éstas para generar crecimiento económico en el país y la generación de empleos.

Similar a como sucede en otros países, la creación de empresas o la llegada de trasnacionales no significó en un inicio una importante aceleración en la economía del país asiático, sin embargo, mediante la creación de nuevos programas y la implementación de los clústeres en zonas específicas en regiones que podían beneficiarlos fue lo que generó el impulso del país, llevándolo a un crecimiento económico y dejando atrás a los demás países subdesarrollados.

En entrevista con MILENIO Monterrey, KyongHkwan Kim, gerente adjunto del programa de apoyo a los clústers de Kicox, explicó cómo fue que el gobierno surcoreano puso en marcha este proyecto.

Se trató de una reubicación de sectores importantes de generación de empleos para localizarlos en regiones y ciudades estratégicas, dependiendo de lo que éstas podían ofrecer a las pequeñas, medianas, y grandes empresas.

Kim, durante su visita a Monterrey con motivo del Congreso Mundial de Clústeres aseguró que se trata de un proyecto que Corea del Sur está interesado en presentar a países como México, en donde consideró que existe una falta de orden en cómo se instalan las empresas especializadas en sectores de manufactura, ocasionando problemas tanto para éstas como para la sociedad.

La siguiente edición de este Congreso se llevará a cabo el próximo año en Corea del Sur, en la región de Daegu, cuna de la empresa de telecomunicaciones Samsung, y Kim invitó a los empresarios y clústeres regiomontanos a acudir para conocer más a fondo cómo se trabaja en su país.

¿Cómo fue que se logró acelerar la economía y producción en Corea del Sur?

Cada región tiene su propio talento, las empresas están distribuidas por regiones, y si desean instalarse en el país, tienen que alinearse a estas reglas. Tenemos una fórmula que mide la locación, cuánta gente hay, cuánta gente ha trabajado en algún tipo de empresa y los conocimientos que las personas tienen y lo que pueden hacer y ofrecer. Lo podemos contar por estadística.

En Corea, el gobierno hace años buscó acelerar la concentración de cada industria y la rodeó de empresas similares (sin competencia).  Así, cada región tiene su propio talento, actualmente tenemos ocho.

Aquí en México, la industria llega a regiones y a veces se topan con que no hay suficiente mano calificada, o las personas que viven en los alrededores no están interesadas en  trabajar esa área.  

¿Al hacer estas separaciones evitan este tipo de situaciones?

Sí, al hacer esto evitamos ese tipo de situaciones, se pensó en cómo ubicar cada empresa en un área. Nos ahorra problemas de ese tipo, aunque claro que siempre surgen nuevos.

Pero en los 60's, en los 70's, 80's, teníamos el mismo problema que tienen aquí (en México) y en otros países. Sufrimos de eso por supuesto pero tratamos de resolverlo así, reubicando a las empresas.

¿Cuándo empezaron a trabajar en esto?

Este programa de clúster empezó hace 10 años, en el 2010. El programa es nuevo, es reciente y crecimos más rápido que otros países. Tenemos experiencia en esto y queremos presentarlo a otros países para que pueda ser replicado.