A la memoria de personajes populares y muy queridos...

Frente a la costumbre importada de los disfraces ylas estas con motivos de brujas, fantasmas y zombis,pervive la cultura mexicana de recordar a los difuntos.

Monterrey

La tradición mexicana de celebrar el Día de Muertos es admirada en todo el mundo debido a que se trata de una fiesta, más que de una conmemoración depresiva o triste. Además de los colores vistosos con que se adornan los altares en memoria de los difuntos, hay una alegoría a la vida, con la preparación de comidas alusivas a la fecha, así como los platillos favoritos de los ausentes, las bebidas y hasta los cigarros, que se colocan en el altar en su honor. Y por si faltara una forma más de irreverencia a lo que se supone desconocido, temido pero inexorable, no pueden faltar las calaveras, esos versos que se componen para los vivos, pero simulando que ya se fueron, auxiliados por la muerte. Pese a la amenaza que representa la fiesta de halloween o del Día de las Brujas, en la que predominan los disfraces macabros o de personajes célebres, de época o incluso de superhéroes, la tradición del Día de Muertos ambientada por el Pan de Muerto, las calaveras y las flores de cempaxúchitl, se mantiene fuerte.