A medias la Ley de Concurso Mercantil

Abogado comenta que la intención de las modificaciones se ve que se hicieron para favorecer a los inversionistas extranjeros.

Monterrey

Con la modificación a la Ley de Concurso Mercantil, las empresas que tengan problemas de endeudamiento y quieran apelar a este recurso para salir de su problema de endeudamiento perdieron ciertas ventajas que tenían, dado que ahora la regulación está más "cantada" hacia los acreedores, consideró el abogado especializado en litigios mercantiles, Javier Navarro, de la firma Baker & McKenzie.

Comentó que la intención de las modificaciones se ve que se hicieron para favorecer a los inversionistas extranjeros.

"A mí me parece que los cambios fueron hechos con base a capricho y no fueron debidamente analizadas; está muy pronunciado el beneficio hacia los acreedores, y no pensando en el concurso mercantil en sí y las compañías que acuden a este recurso buscando un respiro a su situación financiera".

Partiendo que el espíritu en sí de este recurso –concurso mercantil- es mantener la operación de una empresa, un negocio en beneficio de éste y no de los propios acreedores, pero con este tipo de movimientos se limita la postura del empresario.

Navarro mencionó que se quedaron varias cosas en el tintero. Por ejemplo, el punto de evitar que los inversionistas extranjeros no especulen con la deuda de empresas mexicanas, ya que ellos compran a 15 centavos el papel y luego vienen aquí y lo quiere cobrar casi a 120 por ciento, además son los que realmente se oponen a reestructuras más apegas a la realidad.

"Se entiende que finalmente ellos vienen por su dinero por lo que obligan a que las empresas mexicanas paguen deudas mucho más altas a la que la compraron originalmente".

Consideró como una medida justa el hecho de que la ley ahora marqué como obligación el registro de la deuda de las denominadas intercompañías.

En entrevista, Javier Navarro mencionó que las compañías que acuden a Concurso Mercantil no lo hacen por gusto sino por una necesidad de salir avante de sus problemas financieros.

Aquí hubiera sido bueno incluir los puntos que hasta el momento han estado confusos en la ley en cuánto a los plazos de procedimiento que sean más específicos y claros, a fin de que ya no hubiera tanto plazo agotado y juicio; además se debió proteger a las empresas mexicanas de no se diera la especulación de la deuda por parte de los llamados fondos "buitre", manifestó el especialista.