Ajustes, si no son por consenso político, serán por orden de jueces

Grupos promueven de manera gratuita el amparo que busca en primera instancia conseguir el acceso a los derechos.

Monterrey

A la cabeza de la estrategia legal en Nuevo León se encuentra la agrupación LITIGA, un compacto grupo de cuatro personas bajo el cobijo de la organización Género, Ética y Salud Sexual (GESS), que gestiona de manera coordinada los recursos de amparo.

Con el impuso de otras agrupaciones y activistas LGBTTTI y gracias a donativos particulares, promueven de manera gratuita esta estrategia que busca en primera instancia conseguir el acceso a los derechos, y por otra seguir colaborando en la visibilización de las familias homoparentales que ya habitan en el estado que no tienen un marco jurídico que las cobije.

Angélica Hernández, del grupo LITIGA, dice que en principio, la intención de estos amparos es sensibilizar y educar a las personas que trabajan en el Poder Judicial sobre las necesidades, forma de vida y relaciones entre personas del mismo sexo.

Así, buscan obtener por escrito la inconstitucionalidad de los artículos 147 y 291 bis del Código Civil, además de que las personas que firmaron el amparo tendrán la posibilidad de casarse cuando así lo decidan.

"Tenemos legislación en derechos humanos de primera, una sociedad de primera y estamos cansados de tener un Poder Legislativo de segunda, se están quedando atrás con los estados retrógrados, medievales y tercermundistas, estamos esperando que se pongan a legislar para que todos tengamos acceso a todos los derechos.

"Para obtener derechos hay muchos caminos, está la parte del activismo, la visibilización, el tema legislativos, la vía política y muchos caminos, pero creemos que ante la indolencia de los legisladores y la insensibilidad de una porción importante de la sociedad es el Poder Judicial el que esta velando por los derechos de este grupo.

Claudia Aguilera, otra integrante, dice que la intención es hablarle a los legisladores en el mismo idioma, en el de la ley.

En cuanto a la expectativa de generar cambios legales por la vía judicial es grande, porque el Código Civil debe ser modificado y si no es bajo el camino del consenso político, lo será bajo la orden de los jueces.

La organización es optimista, pues la tendencia ha beneficiado en diferentes estados estas demandas, así como la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

"Estamos actuando conforme a Derecho, tenemos el derecho de inconformarnos, con las vías legales, con herramientas legales y sin inventar nada", señalan.