Comunidad artística lamenta su pérdida

Funcionarios y creadores recuerdan su pasión por las diversas expresiones plásticas.
Se adelantó a su época.
Se adelantó a su época. (Archivo)

Monterrey

Promotores culturales, directivos y creadores que tuvieron cercanía con la hija del empresario Roberto Garza Sada la recuerdan como gran promotora del arte mexicano, pero a su vez, como una persona que estaba a la vanguardia del arte internacional.

La Universidad de Monterrey (UDEM) colocó un moño negro en el Centro Roberto Garza Sada (CRGS) por el fallecimiento de la también empresaria. Se estaría en conversaciones con la familia para ofrecer una misa en su memoria en las instalaciones de la universidad.

El rector de la universidad Antonio Dieck Assad, recordó las sesiones de trabajo durante el proyecto del centro de estudios, donde Márgara Garza Sada de Fernández participó activamente.

"Eran reuniones que se hacían tanto en su casa como aquí con el consejo consultivo del Centro Roberto Garza Sada, donde tratar con ella era hacerlo con un ser humano extraordinario", recordó.

Katzir Meza Medina, presidente de Conarte, la definió como una líder y una visionaria que dejó su marca en espacios como el Museo Rufino Tamayo, el Marco, la colección de arte de Alfa, además de ser directora del Instituto Cultural Mexicano de Washington.

"Además de ser una amante del arte, durante su vida mantuvo un compromiso constante para la construcción de un México mejor. Con el deceso de doña Márgara Garza Sada se pierde a una figura preponderante de la cultura en México", dijo vía comunicado.

Nina Zambrano, presidenta del Consejo de directores de Marco, expuso que la pérdida de doña Margarita "le duele a todos" los que llegaron a conocerla. Destacó que su amor por el arte y su sentido de la responsabilidad la llevaron a impulsar importantes empresas.

Garza Sada de Fernández fue pieza fundamental para la creación del Museo de Historia Mexicana.

"Una mujer comprometida con las tradiciones culturales de nuestro país, que impulsó un sinfín de proyectos que serán recordados y mencionados en la historia a través de los años", afirmó Magdalena Cárdenas, directora general de 3 Museos.

Liliana Melo de Sada, presidenta del patronato del Festival Internacional de Santa Lucía, se unió al reconocimiento por la trayectoria de Garza Sada de Fernández. El dolor, dijo, no debe ser sólo en Nuevo León, sino de alcance nacional.

"Hizo un servicio cultural a todo México. Recuerdo cuando ella, su hermano Bernardo y el señor Azcárraga trabajaban para crear el Museo Tamayo, me sorprendió que su filantropía en la cultura y las artes llegara hasta allá", refirió.

Elvira Lozano de Todd, directora de la Pinacoteca del Estado, se dijo consternada por la partida pues se trata de una de las "figuras e iconos más emblemáticos de la promoción cultural y educativa de Nuevo León".

El director de teatro Luis Martín no olvida la importancia de la asociación Acción Cultural y Asistencial, donde se iniciaba una faceta de apoyo a proyectos culturales en la ciudad.

"Cuando no había instituciones culturales o un departamento de gobierno en el sentido cultural, ella tenía una asociación a donde presentábamos nuestros proyectos y ella los apoyaba con dinero", dijo.

Su muerte es una gran pérdida para la comunidad regiomontana tanto empresarial como cultural, expresó José Roberto Mendirichaga, catedrático de la UDEM.

"La señora Margarita Garza Sada de Fernández fue una gran dama. Se distinguió por ser benefactora de muchas obras comunitarias", comentó.

Para el también columnista de MILENIO Monterrey, el legado de Garza Sada de Fernández es vasto.

(con información de Gustavo Mendoza y Daniela García).