“Era una mujer sobresaliente”: Jorge García Murillo

La ciudad se va quedando sin la gente que sentó las bases y creó la infraestructura cultural que hoy presume Nuevo León, afirma el curador y crítico de arte. 

Monterrey

La colección de arte de doña Margarita Garza Sada de Fernández no era vasta, pero es selecta, opinó el curador y crítico de arte Jorge García Murillo, quien trabajó en varios proyectos junto a la empresaria y promotora cultural.

El sentimiento es de tristeza, pues la ciudad se va quedando sin la gente que sentó las bases y creó la infraestructura cultural que hoy presume Nuevo León, afirma.

En charla telefónica se enumera la lista de pérdidas: doña Romelia Domene, Eliseo Garza, José Emilio Amores y ahora doña Márgara.

"Fue tan visionaria, tan importante que deja un legado espléndido, en estructuras por ejemplo el Marco, el Centro 'Roberto Garza Sada', el Museo de Historia Mexicana, que son súper estructuras de cultura", expuso García Murillo.

Como apasionada y conocedora del arte, el acervo que reunió doña Márgara es uno de los más importantes de México.

Aunque no es vasto, sí es importante en nombres y títulos de obras. De Diego Rivera posee "La Vendedora de alcatraces" y "El campesino", de Frida Kahlo un autorretrato; de Rufino Tamayo "Sandías" y de Julio Galán "Pensamientos", por citar sólo algunos. También fue promotora de la llamada "Escuela de Oaxaca", no sólo con Rufino Tamayo o Francisco Toledo, sino que apoyó a los jóvenes talentos que de ahí egresaban.

"La colección de ella no es muy vasta es de obras selectas, ella tiene obras principalísimas del arte mexicano. Es una colección de obras muy bellas, tenía un ojo muy educado y fino", detalló.

García Murillo recordó el trabajo junto a ella cuando se instauró el consejo del Museo de Historia Mexicana. Doña Márgara quería "piezas originales" para el acervo del museo, no réplicas.

"Cuando armamos el acervo del guión original ella era la presidenta del patronato, recuerdo fuertes discusiones con las autoridades federales para no tener un museo de copias; toda el área precolombina fue gracias a ella. Ella luchaba porque el museo tuviera piezas originales", comentó.

"Dio un fuerte impulso a Nuevo León y a México. Presidió el consejo de cultura de Monterrey 400; era una mujer sobresaliente", dijo.