Restauranteros denuncian excesos al aplicar Ley Antitabaco

Restauranteros califican como excesiva la participación del Ejército durante operativos antitabaco encabezados por las autoridades estatales.

Monterrey

Por la nueva disposición antitabaco de Nuevo León, las autoridades han caído en excesos como cerrar restaurantes y verificar que se esté cumpliendo la ley con apoyo de la milicia, según acusaron restauranteros de diferentes puntos de la zona metropolitana de Monterrey.

La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) denunció que hace algunas semanas, la autoridad sanitaria visitó locales acompañada de militares portando armas largas para comprobar que los propietarios cumplieran con la disposición.

"Algunos restauranteros nos dijeron que se les hizo excesivo como llegaron los inspectores que se hicieron acompañar con elementos del Ejército, con armas largas. Siendo una falta administrativa, esto no se vale", consideró el presidente de Canirac, Mario Cantú González.

Esto ocurrió en algunos restaurantes del municipio de San Pedro Garza García, en plazas comerciales que se encuentran ubicadas en la zona de San Agustín. Sin embargo, restauranteros que tienen sus negocios en otros puntos de la zona metropolitana aseguraron que aunque el trato fue negativo, no hubo presencia de la milicia durante los operativos.

La presencia de las fuerzas militares fue confirmada por restauranteros y personal que labora en estos establecimientos.

"Hago un llamado a nuestras autoridades de Salud, al secretario Zacarías... que consideren, que sean más flexibles y que nos dejen fumar en algunas terrazas de los restaurantes que así lo quieran", mencionó Cantú González en rueda de prensa.

Esta disposición obliga a los restauranteros a prohibir que los comensales fumen aún estando en los espacios abiertos del lugar, ya que si hay algún techo de concreto, sombrillas para sol o lluvia o toldos, se considera espacio cerrado.

Asimismo, el presidente de la Canirac explicó que esta nueva disposición ha causado pérdidas en las ganancias de los restaurantes, ya que se ha reducido el tiempo que pasan los comensales en el lugar y por consecuente, el consumo de éstos.

La nueva disposición antitabaco de Nuevo León ha ocasionado que las ganancias de meseros se reduzcan hasta en un 50 por ciento, como se constató en un recorrido por restaurantes realizado por MILENIO Monterrey.

"Los meseros, y los capitanes son los más afectados. Porque el ticket, la nota del restaurante se eleva mucho cuando la gente se queda después de la cena, a echarse unas bebidas más acompañadas de algún cigarro o puro. Al no hacer esto, únicamente cenan y se retiran a sus casas donde lo puedan hacer.

"Hemos visto que ese tipo de gente que está acostumbrada a tomar o fumar se retira a sus casas o alguna otra parte y siguen con su celebración. Los que pierden mucho son los meseros que están acostumbrados a llevar a su casa determinada cantidad de ingreso", lamentó el dirigente de Canirac.

Entrevistados por MILENIO Monterrey, meseros de diferentes restaurantes de la zona metropolitana, principalmente de los municipios de San Pedro y Monterrey, explicaron que han menguado sus ganancias, en ocasiones pasando de mil 500 pesos semanales a tan sólo 500 o 600 pesos.

A tan sólo un par de semanas de haber entrado en vigor esta disposición, los restauranteros reportan una reducción del 30 por ciento en afluencia a sus negocios. Cabe señalar que ya anteriormente los establecimientos debieron hacer adecuaciones para acatar la ley federal, que establecía que el restaurantero podía destinar el 30 por ciento de su espacio a áreas para fumar.

Esto significa otra pérdida para los empresarios, ya que estas adecuaciones ahora son inservibles.