La Ley de Protección Animal, otro de los temas pendientes

La iniciativa es desde hace tres años una de las más pedidas por la ciudadanía.
La semana pasada se anunció la reactivación del asunto.
La semana pasada se anunció la reactivación del asunto. (Especial)

Monterrey

Desde hace tres años representa una de las exigencias más sentidas por parte de la ciudadanía nuevoleonesa, sin embargo hasta la fecha los diputados locales continúan haciéndose de la vista gorda cada vez que se toca el tema de la Ley de Protección Animal.

Fue durante la legislatura pasada cuando los diputados locales llevaron a cabo un ejercicio con la ciudadanía, el cual denominaron Tu Palabra es la Ley. La idea era conocer cuáles eran los 10 principales temas que los ciudadanos exigían que se convirtieran en leyes.

Para sorpresa de los diputados locales, la más votada fue la iniciativa de protección animal, y el compromiso fue asumido por los legisladores locales, pero solo en ese momento, pues tres años después Nuevo León aún no cuenta con una normativa que prevenga y castigue el maltrato a los animales.

La semana pasada los diputados locales anunciaron nuevas mesas de trabajo para retomar, por enésima vez, el análisis de la reforma, compuesta por cerca de tres iniciativas que datan desde 2012.

Ya anteriormente, incluso en lo que va del año, se realizaron diferentes mesas de trabajo con expertos y organizaciones pro animales, pero los legisladores locales no llegaron a un acuerdo acerca de la redacción final de la legislación.

El problema continúa siendo el mismo: la prohibición o no de las corridas de toros en el estado y del uso de animales en circos y espectáculos, temas que estaban incluidos en la última redacción del dictamen presentado por colegios de veterinarios y universidades, pero que continúa dividiendo a la sociedad.

La iniciativa, que también es apoyada por las organizaciones Prodefensa Animal (Prodan), Fundación Luca, Cacatúa, Waperros, y la Canaco Monterrey, incluye el incremento de sanciones para aquellas personas que maltraten a animales.

Además propone diversas acciones para el control de natalidad de los animales domésticos en la entidad, como el que los actuales centros antirrábicos se conviertan en centros de atención e información donde se esterilicen a perros y gatos, a fin de evitar su reproducción descontrolada.

Otro punto relevante es que los centros de esterilización, así como la infraestructura que se necesite a raíz de la aplicación de la ley, se costearán con un fideicomiso que se fondeará con aportaciones públicas y privadas.

Además, la creación de un registro de “animales de compañía”, es decir, mascotas a fin de saber a quién pertenecen los perros o gatos que vagan en las calles.