Inicia promoción de la lectura casa por casa

Jesús Plata, 'Aguila blanca', emprendió el proyecto a fin de generar empatía con el posible lector e identificar sus intereses.
En cada visita entrega un acróstico, basado en los gustos de la persona que los atiende.
En cada visita entrega un acróstico, basado en los gustos de la persona que los atiende. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Casa por casa, como si se estuviera aplicando alguna encuesta o vendiendo algún producto, Jesús Plata va tocando la puerta para promover un solo hábito: la lectura.

El joven también conocido como Águila blanca ha emprendido un proyecto denominado Identifícate para leer, con el cual se busca generar una empatía con el posible lector, identificar sus intereses, y a partir de ahí propiciar el hábito de la lectura.

En su inicio el proyecto buscaba generar interés en las personas a través de actos públicos donde se hacían presentaciones de libros o lecturas, pero de un año acá se decidió ir casa a casa en sectores de San Bernabé, García y Cadereyta.

Al tocar la puerta y ser recibidos se preparan para iniciar el diálogo a través de un acróstico, estructura poética basada en las iniciales de alguna palabra o, en este caso, el nombre de la persona.

"Todos leemos cosas que nos interesan o nos llenen la atención, pero nosotros no vamos vendiendo un libro casa por casa, sino hacemos un texto para la persona, que es un acróstico basado en sus gustos, y de ahí invitarlo a leer", relató Águila blanca.

Con mapa en mano, van señalando cada una de las viviendas en las que sí se atendió o no, quienes aceptaron participar y cuál fue el resultado de la experiencia.

También es verdad que no todos quieren participar en el ejercicio. Los que sí, se enfrentan al reto de poder expresar cuáles son sus gustos, intereses o cuál es la mayor virtud o referencia en su vida.

Muchos, a decir de Plata, se enfrentan a este reto con perplejidad. Una vez elaborado el acróstico, se le invita al habitante a que lo lea y redescubra algo de su personalidad.

"Hay gente que por las prisas, que va a un mandado, no nos atiende. Pero quienes sí, primero se enfrentan al reto de poder definir sus intereses, hay quienes quedan muy sorprendidos con el resultado del acróstico", apunta Jesús Plata.

Las experiencias han sido gratas, desde quienes lloran de emoción al sentirse aludidas en el acróstico hasta madres de familia que han empezado el hábito de la lectura en voz alta hacia sus hijos.

Sin embargo al preguntar de casa en casa si en dicha familia se lee, un alto porcentaje responde que no.

"De cien personas, te puedo decir que a 10 les gusta leer y el 90 por ciento restante no. Y no es tanto que no les guste leer sino que no ha encontrado esa identificación que los encamine al hábito", opinó.

Plata pertenece al colectivo Pintando Morado, un grupo que busca acercar el arte al público en general hasta su lugar más elemental, como puede ser su casa o espacio público.