“La juventud está dolida, no hay suficiente amor”

El Vía Crucis de la Independencia arrancará hoy a las 17:00 de la explanada de la Basílica de Guadalupe.
Beto tendrá hoy un día intenso al interpretar a Jesucristo.
Beto tendrá hoy un día intenso al interpretar a Jesucristo. (Raúl Palacios)

Monterey

Tranquilo pero animado al hablar, Luis Alberto López Escalón está listo para representar a Jesús de Nazareth en el histórico y tradicional Vía crucis de la colonia Independencia.

"No quiero ser importante, aquí lo bueno es conocer la palabra de Jesús".

Por la semana ha sido el más entrevistado entre los más de 60 participantes en la representación, pero atento y sin prisas se sienta en los escalones de la Basílica de Guadalupe momento antes de iniciar el último de los ensayos.

"Estoy tranquilo, trato de no pensar mucho en esto lo importante aquí es la evangelización", comenta el joven conocido en el barrio como Beto.

Vivió 18 años en la Ciudad de México pero nació en el barrio de la Independencia y aunque hoy vive en Guadalupe "se la pasa todo el tiempo" ahí en la Indepe, dice.

Actualmente trabaja en el Instituto de la Juventud Regia haciendo trabajo de campo con pandillas de diversos puntos de la ciudad.

De su propia voz se dice sorprendido, aún no sabe "por qué lo escogieron" para representar el papel de Jesús en sus últimos tres días de vida.

"No sé qué me vio el padre y no sé que vio mi amiga que me invitó para esta misión, aún me lo sigo preguntando", señala.

Con más de 40 años de tradición, el Vía Crucis de la colonia Independencia es el más emblemático de Monterrey. Aún con los años de violencia recrudecida que se vieron en los últimos años, este ritual no se ha suspendido.

Al trabajar con pandillas de Monterrey y su área metropolitana, Beto resalta que a ellos se dirige con un mensaje de amor donde les hace ver que la maldad está ahí afuera y toca a cada uno tratar de cambiar el panorama.

"La juventud está dolida, no hay suficiente trabajo para todos, no hay suficiente estudio, no hay suficiente amor para los chavos; pero si nosotros mismos no nos comprometemos en buscar el amor pues no estamos haciendo nada. Por más quejas al gobierno, si no lo hacemos nosotros irán en balde", reflexiona el muchacho al ser entrevistado.

Por hoy se siente listo para representar el calvario de Jesús antes de ser crucificado. Su familia se dice agradecida por la oportunidad pero a la vez preocupada.

"Están bien, contentos, pero a ver a la hora que me están dando de látigos cómo les va", comenta entre risas.

DOS MESES DE TRABAJO

Después de los festejos a la Virgen de Guadalupe en diciembre se toman un mes de respiro, pero entrando febrero hay que trabajar a toda prisa para que el tradicional Vía Crucis de la Independencia salga lo mejor posible.

Teresita Estrada es la organizadora de la representación, donde participan más de 60 personas de la Independencia más otra docena de costureros, maquillistas, escenógrafos y coordinadores.

"El fin del Vía Crucis es la evangelización, difundir el mensaje a todos aquellos que vienen a verlo", expresa.

Esta ceremonia está próxima a cumplir los 50 años, por lo que bien puede considerárse patrimonio cultural de los regiomontanos.

"Es todo un compromiso y un reto porque somos conscientes que no podemos hacer las cosas mal porque es una tradición muy importante", resaltó.