Consignan por homicidio a oficial de Cadereyta

El uniformado que mató al aficionado de Tigres, confirmó que tenía un mes en la corporación.

Monterrey

Apenas tenía un mes en la corporación y Armando Moreno Olmedo pasó de ser policía a reo de las celdas del municipio de Cadereyta, donde será procesado por el homicidio del aficionado Tigre, a quien asesinó la madrugada del pasado sábado.

Moreno Almedo, de 36 años de edad, fue consignado por el agente del Ministerio Público como presunto responsable del homicidio simple intencional de Jesús Mario Mireles Rojas, de 25 años.

Por lo que desde la madrugada de ayer está a disposición del juez de Cadereyta, quien se encargara de integrarle un proceso criminal por el mencionado delito.

Durante las investigaciones que realizó, el fiscal acreditó con pruebas periciales que Armando Moreno fue quien realizó los disparos en contra del jovencito, cuando estaba a punto de llegar a su domicilio ubicado en las calles Miguel Alemán y Agustín Melgar, número 200, de la colonia Alfredo B. Bonfil, en el mencionado municipio.

En la misma resolución, el representante social resolvió auto de libertad a favor de Gerardo Reyes Torres, de 41 años de edad, quien tripulaba la unidad en la que persiguieron al occiso.

Aunque, al inicio de las investigaciones se mencionó que Armando Moreno conducía la patrulla que le habían asignado a él y a su compañero, finalmente el servidor público municipal aclaró que viajaba como copiloto y que su compañero Gerardo era el conductor.

Moreno Olmedo también confirmó que tenía apenas un mes de laborar en la corporación municipal y lo hizo al rendir su declaración ministerial en relación a los hechos.

Los policías interceptaron a Jesús Mario cuando estaba a punto de llegar a su casa en una camioneta tipo Frontier, propiedad de la empresa para la que laboraba, Ap Plus.

Trascendió que por temor, el joven descendió de dicha unidad y cuando corrió para llegar a su casa, recibió dos disparos en la espalda.