Jornada "democrática" del PAN reluce entre acarreos y grescas

Militantes denunciaron compra del voto en mil pesos; además varios fueron trasladados en camiones o taxis para favorecer a uno de los precandidatos.

Área Metropolitana

La contienda interna para definir el candidato a la gubernatura del Partido Acción Nacional (PAN) no estuvo exenta de anomalías, acarreos y peleas, que incluyeron el pago de votos por ambos precandidatos y movilización de militantes en vehículos particulares y taxis.

En diferentes puntos de la zona metropolitana de Monterrey se presentaron reportes de acarreos, de personas que influenciaban el voto mediante pago o recordatorio de “votar por la jefa”, de movilización de personas de la tercera edad a las casillas de votación, y situaciones de violencia o reclamos entre diferentes grupos de militantes.

En la casilla ubicada en el Club de Leones en Sendero Sur se reportó movilización de personas de la tercera edad mediante camiones o taxis, que llevaban a los adultos mayores a dicho lugar para votar por la alcaldesa con licencia Margarita Arellanes Cervantes.

 “Sí, las traen de a poco, las traen en taxi las dejan y se meten, luego otras salen y así las llevan y las traen”, relató, mientras esperaba en la calle a que llegara el auto para llevarla de nuevo a su colonia San Ángel Sur.

Asimismo, en el municipio de San Pedro Garza García se repitieron este tipo de situaciones: al menos tres camionetas tipo Panel color blanco rodearon las cuadras del Comité Municipal del partido.

Según informó la encargada de llevar a militantes panistas, Ofelia Trejo, invitó a personas a un desayuno a cambio de que estas emitieran el voto a favor de la precandidata por el distrito federal 1, Ximena Tamariz.

Mientras en el centro de votación ubicado sobre la avenida Aztlán en el municipio de Monterrey, se reportó la llegada de al menos dos camiones de ruta con militantes panistas que votaron por Arellanes Cervantes.

En esta misma casilla, Rosa Nelly Reyna Herrera, vecina de la colonia Tierra y Libertad acusó a Ricardo Godoy, trabajador del ayuntamiento de Monterrey, de ofrecer mil pesos a los militantes para votar a favor de la precandidata.

“Les decía: ‘¿Trabaja en Monterrey? Acuérdese por quién debe de votar. Por la jefa’”, acusó. Sin embargo, ella también reconoció ser partidaria de Felipe de Jesús Cantú y estar organizando la llegada de personas de la tercera edad al lugar para emitir votos a favor del precandidato.

Este recinto fue en donde más movilización y anomalías hubo, ya que fue ahí mismo donde se presentaron más acusaciones por parte de militantes por no respetar el orden de las filas. Esto ocasionó en más de una ocasión gritos y empujones por parte de los militantes.

Cabe señalar que tanto en esta casilla como la ubicada en el municipio de San Pedro tuvieron quejas por parte de militantes por el acceso y el trato a las personas con discapacidad o adultos mayores.

Una militante sampetrina denunció la falta de accesos para personas con discapacidad, y señaló que enviará una denuncia al presidente de Acción Nacional en el municipio para exigir atención a las personas con discapacidad que no pueden acceder al tercer piso.

Por su parte, aunque se formó una fila especial en la casilla en Aztlán para personas con discapacidad o adultos mayores, para supuestamente agilizar su acceso a las urnas, hubo quejas por parte de los militantes.

“Llegué aquí desde hace tres horas, soy una persona mayor que sufre de su pierna y sólo veo que dejan pasar a los del otro lado, a los jóvenes. Ni siquiera nos ofrecieron unas sillas ni nada”, denunció Xóchitl, quien se negó a dar su apellido.

Se contabilizaron al menos unas 10 personas mayores que abandonaron el recinto tras horas de espera e incomodidad.

Papá “le hace campaña”

En la casilla instalada en el Comité Directivo Municipal de Monterrey, militantes panistas que trabajan para el municipio denunciaron el intento de coacción de voto por parte del secretario del Ayuntamiento, Jesús Hurtado y el ex dirigente Marco García.

Este último haciendo campaña para su hija, Verónica García, quien contendía por el distrito federal VII con cabecera en la capital del estado, y quien finalmente perdió ante la ex diputada Jovita Morín Flores, por una diferencia de 20 votos.

Hurtado y García permanecieron por varias horas en el centro de votación y sus inmediaciones, hablando con las personas en la fila; de las cuales al menos 140 son empelados municipales adscritos a la secretaria del Ayuntamiento, Contraloría, Desarrollo Humano y Contraloría principalmente.

(Con información de Daniela García, Syndy García,  Guadalupe Sánchez y Daniela Mendoza/ Área metropolitana de Monterrey)