Inseguridad en Monterrey, parte del éxito: Uber

En sólo seis meses, 40 mil usuarios han solicitado el transporte privado; entre las razones de preferencia están: miedo a subirse a un taxi y la percepción de violencia.

Monterrey

México es el mercado más importante para Uber en Latinoamérica, por su creciente popularidad y el nicho de mercado que ha encontrado la plataforma aprovechando la coyuntura de la inseguridad que se vivió en ciertas zonas del país.

Según el vocero de la misma empresa, José Esseveri, Monterrey fue la ciudad en donde más rápido creció el servicio, logrando captar unos 40 mil usuarios en tan solo seis meses. La violencia que se vivió en la ciudad hace algunos años y la percepción que tienen los ciudadanos sobre ésta todavía fue una gran influencia, consideró.

“Ciertamente, Monterrey (se) creció muy rápido por la sensación que tienen muchas personas aquí; la inseguridad, la violencia, el miedo de subirse a un taxi o a cualquier transporte público simplemente por el hecho de que la experiencia los ha hecho ver esto como peligroso”, comentó Esseverri

 Las cifras lo demuestran: aunque no se tienen datos específicos sobre la ciudad, se estima que al menos el 60 por ciento de los usuarios son mujeres que buscan evitar tomar taxis en las noches para evitar ser asaltadas o sufrir algún tipo de violencia.

Con tan solo seis años de antigüedad, Uber se ha convertido en una empresa valuada en 40 mil millones de dólares que da empleo a unas 50 mil personas en el mundo, sin contar a los dueños de vehículos y choferes de éstos.

Uber funciona no como una empresa de transporte, sino como una empresa de tecnología, que proporciona una plataforma para que emprendedores puedan ofrecer servicio de transporte, proporcionando oportunidades laborales para estas personas, siempre y cuando cumplan con los requisitos legales de su país.

En México, los dueños de los vehículos pueden llegar a generar una ganancia semanal de hasta 12 mil pesos, obteniendo el 80 por ciento de la ganancia para ellos mismos y 20 por ciento va para Uber. Al conductor se le paga una comisión de la ganancia del dueño del vehículo, y según información recabada por MILENIOMonterrey tras entrevistas a diferentes conductores, su sueldo puede ascender hasta 9 mil pesos mensuales.

Esta empresa también acaba de firmar un compromiso para crear un millón de empleos en los próximos años exclusivamente para mujeres.

Aunque en otros países ya es común que el usuario de Uber pueda ser atendido por una mujer chofer para sus traslados, en México apenas empezó la tendencia. En Monterrey, aunque la empresa no reveló la cantidad de mujeres que ya se encuentran laborando como conductoras, también ya existe la posibilidad de que el siguiente viaje del usuario sea hecho por una mujer.

Esto responde a la necesidad de la empresa de ofrecer empleos a mujeres, pero también seguridad a los usuarios.

Esseverri recordó que los usuarios de Uber pueden estar tranquilos con respecto a su seguridad: no sólo se les proporciona con anterioridad información sobre el conductor y la calificación que le han dado usuarios previos; éstos deben de pasar por múltiples exámenes..

“Nuestros conductores deben traer una carta de antecedentes no penales, deben pasar los exámenes psicométricos, tener conocimiento de la seguridad, se les ponen pruebas de confianza que se repiten muy seguidamente, y próximamente estaremos aplicando también exámenes de seguridad vial”, detalló el vocero.

Claves

Crecimiento

- Los dueños de las unidades reciben el 80 por ciento de la ganancia y el resto es para la compañía; algunos choferes    obtienen entre 9 mil y 12 mil pesos.

- Al menos el 60 por ciento de los usuarios son mujeres que evitan tomar taxis en las noches por el temor de ser asaltadas o sufrir algún tipo de violencia.

- Hasta la fecha, la empresa no ha revelado la cifra de mujeres que actualmente dan servicio como chofer a través de la APP en la ciudad.

- La empresa asegura que los conductores próximamente serán sometidos a examenes de seguridad vial, ya que por el momento sólo deben pasar pruebas de confianza y psicométricas, y presentar una carta de no antecedentes penales.