Hay incertidumbre entre vendedores de piñatas

La lluvia que se presenta ha provocado poca afluencia para comprar piñatas, pero los vendedores tienen confianza en que pueda aumentar el número de visitantes.
Los personajes representan el Año Viejo.
Los personajes representan el Año Viejo. (Carlos A. Rangel )

San Pedro Garza García

La crisis económica aunada a las bajas temperaturas, provocó que en algunos negocios de venta de piñatas para festejar el fin de año, se redujeran hasta en un 70 por ciento.

Las tradicionales piñatas de la figura de un viejo, con las que se despide el año que termina, se quedaron prácticamente en las dulcerías y en los negocios donde se venden este tipo de productos.

Estas piñatas son en color blanco y tienen la figura de un individuo con barbas blancas, y al romperla representa darle la despedida al año que se va.

Sin embargo, no todos adquieren este tipo de producto, ya que hay quienes prefieren otras piñatas más comunes, como son en forma de estrella o de burro.

“Me surtí de un montón de piñatas de las del año viejo, pero no se me ha vendido nada, como que no van a comprar porque no tienen dinero o no les interesa romper la piñata porque no se me ha vendido nada.

“De las otras sí, para que te digo que no, de las de estrella o de forma de burrito, pero de estas del año viejo no he vendido nada, en tres días han salido cuatro y todavía me quedan 22 por vender, pero se me hace que ya se quedaron”, dijo Ana Ernestina Limón, propietaria de una dulcería en el Mesón Estrella.

Antonio Elías Ortiz, encargado de otra dulcería en el mismo rumbo explicó que la tradición de la piñata para quemar “al viejo” se ha ido perdiendo:

“Es algo que ya está pasando de moda, ya la gente no se preocupa por esos detalles, les vale gorro. Aquí de lo que se trata es de surtirse de alcohol y ponerse hasta atrás, ya las tradiciones como que no les importan.

“Se van perdiendo, incluso ahora compran menos piñatas, pero más cohetes, ahí está la tronadera por todos lados y eso es más peligroso, pero lo de las piñatas ya está pasando de moda. Se acabó la tradición”, expresó.

Comentó que ni aunque las pongan en descuento se les están vendiendo, ya que las están ofreciendo a un 20 por ciento menos del precio original al público.

El precio de las piñatas del año viejo son variados, pero van desde los 130 hasta los 200 pesos, según el tamaño y la calidad del producto.