Piden a gobierno evitar importación de autos

Eduardo Solís Sánchez, titular del organismo, explicó que ahora es necesario verificar que las unidades que llegan no sean robadas.
El crecimiento del sector automotriz del país resiente la competencia de los vehículos usados.
El crecimiento del sector automotriz del país resiente la competencia de los vehículos usados. (Archivo)

Monterrey

El 95 por ciento de las importaciones de vehículos usados que se hacen en México son posibles gracias a amparos otorgados por jueces que utilizan el argumento de inconstitucionalidad lo que ha ocasionado pérdidas económicas en el sector automotriz de México, según informó Eduardo Solís Sánchez, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Acompañado de representantes de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), y la Industria Nacional de Autopartes (INA), el representante de AMIA señaló la importancia de que el gobierno se oponga a este tipo de acciones que impulsan la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos y debilitan las ventas del sector en el país.

"Estas medidas judiciales se unen a otras que el gobierno federal ha emprendido y que aquí queremos dar cuenta haciendo un reconocimiento al propio gobierno federal para buscar mitigar la importación de esta "basura" vehicular.

Algunas de estas medidas pasan por el orden operativo y reconocemos la labor del SAT y por supuesto, también de la Administración General de Aduanas para llevar adelante mecanismos operativos que buscan asegurar una importación legal", señaló.

Solís Sánchez explicó que ahora es necesario verificar que los vehículos no sean robados, y que dichas acciones se realizan en colaboración con el gobierno de los Estados Unidos.

De igual manera, señalaron que es importante evitar situaciones como la toma de garitas y aduanas, que ocurren en el norte del país por parte de vendedores de autos usados a manera de presión hacia el gobierno.

"Reprobamos las acciones que se han tomado fuera de la legalidad, parando aduanas importantísimas del país. No podemos sino rechazar estos actos y apoyar las acciones del gobierno federal para no ceder a estas presiones", comentó Solís Sánchez.

Esta situación no solo afecta a la economía y al crecimiento del sector automotriz del país, advirtieron las asociaciones; cálculos de ANPACT sugieren que por cada vehículo que ingresa al país de esta manera ocasiona la pérdida de un empleo.

El INA estimó que el sector de autopartes se ve afectado por esta situación; sin la importación de autos usados se podrían vender hasta 600 mil vehículos más al año, lo que también ayudaría a generar 49 mil empleos nuevos en el rubro de fabricación de autopartes originales.