Caída de crudo daría a NL golpe ligero: tesorero

La entidad estará preparada para recibir con un colchón de mil 500 millones de pesos el impacto proyectado de hasta mil millones a las arcas públicas en 2016, señala Rodolfo Gómez Acosta.
El funcionario espera que tras las elecciones, la próxima administración dé continuidad al programa para paliar los efectos económicos adversos.
El funcionario espera que tras las elecciones, la próxima administración dé continuidad al programa para paliar los efectos económicos adversos. (Archivo)

Monterrey

Ante las advertencias de firmas calificadoras de una posible desestabilización en las finanzas de los estados por la caída de los precios del barril del petróleo, el Gobierno del Estado prevé que la contracción esperada para el próximo año sea ligera.

"La contracción esperada que tenemos nosotros anda en el orden de entre los 800 y mil millones de pesos. Que es como 1.5 por ciento de los ingresos totales, es lo que estamos proyectando a cómo están las situaciones en este momento", comentó Rodolfo Gómez Acosta, tesorero del Estado.

La publicación hecha por Moody's responde a la volatilidad del mercado internacional por la baja de los precios del petróleo, que pasó de rondar los 80 dólares durante el 2014, a iniciar el 2015 rondando los 40 dólares.

En entrevista con MILENIO Monterrey, Gómez Acosta reconoció que los estados serán afectados, debido a la posibilidad de que se agote la cobertura del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF).

Sin embargo, argumentó que no se trata de algo sorpresivo y por esta razón, la administración actual se ha preparado con un Programa Multianual de Ajuste, que incluye reducción de gasto corriente y demás medidas para evitar reducir los apoyos a los "gastos prioritarios".

"Evidentemente, la caída de los precios del petróleo traerá una contracción en el ingreso participable para las entidades federativas y Nuevo León no estará exento de este tema, sin ninguna duda.

"Nuevo León ha generado, a partir de su programa de ordenamiento de finanzas públicas, una serie de elementos o de fortalezas que nos permiten transitar este año pese a la caída de los ingresos que podríamos experimentar por la caída de los precios del petróleo".

Existen rubros de ingresos que podrán compensar la caída proyectada, e inclusive blindar al estado contra afectaciones presupuestales. La propuesta hecha por la administración actual incluye monitorear el balance fiscal estatal, entre otras acciones, para contener el gasto.

De esta manera, explicó Gómez Acosta, se podrá paliar la contención proyectada de ingresos para 2016. Esto significa reducir gastos en rubros como servicios personales, servicios generales, inversión no estratégica o no prioritaria, entre otros.

Los cálculos de las autoridades estatales, al reducir gasto en estos rubros, dicta que el impacto de la reducción de los apoyos federales será ligero, ya que el gobierno podrá responder con los ahorros que se hagan, por lo que Gómez Acosta descartó que se solicite más deuda en un futuro.

"Con el fortalecimiento del Plan Multianual que propusimos estamos buscando una meta de mil 500 millones de pesos; debemos de recordar que la caída más o menos proyectada que tenemos de ingresos anda en el orden de mil millones de pesos para este año. Por eso creemos que una meta de mil 500 nos permite mantenernos con los incentivos alineados hacia la contención, hacia el mantenimiento de nuestra disciplina financiera y fiscal".

Asimismo, Gómez Acosta aseguró que no esperan modificaciones presupuestales significativas para el 2016, y prefirió esperar a que avance más el año para monitorear el movimiento de los precios del barril de petróleo para así poder juzgar las posibles contracciones futuras.

Por otra parte, descartó que se descuide este asunto ante el proceso de transición como resultado de la elección a gobernador.

"Nos vamos a adentrar en un momento de transición en donde evidentemente tendrá que tomar la estafeta de las finanzas públicas y de los distintos programas y proyectos que se tienen en cursos. El programa que tenemos está en curso y en ese sentido yo confío que seguirá cumpliéndose puntualmente".

Aunque el discurso del Gobierno del Estado ha sido primordialmente tranquilizador, el Tesorero aseguró que sí hay preocupación entre las autoridades nuevoleonesas y se están tomando medidas puntuales para evitar que la situación se salga de control. Esto incluye comunicación constante con los municipios y demás entidades federativas en colaboración con la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

"Estamos monitoreando la situación, intentando tomar medidas que nos permitan transitar durante los siguientes años".