La guerra para 2015: ‘acarreados’ digitales

Lejos de los alcances de la Ley Electoral, decenas de cibernautas a sueldo atacan sin problema a posibles candidatos; uno de ellos narra su labor.
Los llamados memes en contra de figuras públicas ya son un fenómeno recurrente, aunque no siempre obedece a la espontaneidad de los usuarios de internet.
Los llamados memes en contra de figuras públicas ya son un fenómeno recurrente, aunque no siempre obedece a la espontaneidad de los usuarios de internet. (Carlos Rangel)

Monterrey

El nuevo trabajo de Regina es analizar a los precandidatos a la gubernatura del Estado de todos los partidos.

Su nombre es falso. Ha pedido guardar el anonimato.

Sabe de redes sociales. Tiene entre 20 y 25 años y es fiel a sus más de 50 cuentas falsas en Facebook para promocionar a uno de los que se ostentan como precandidatos a gobernar Nuevo León en 2015.

Su misión es asegurar que la imagen del político o política que representa no se vea dañada por otros equipos de trabajo que, al igual que ella, impulsan desde las redes sociales alguno de los otros personajes que aspiran al poder.

La oficina en la que labora se encuentra en Monterrey y sabe que existen al menos cinco oficinas más en el resto del área metropolitana trabajando para la misma figura pública que ella respalda.

Los fines de semana no tienen que llegar a su trabajo. Su principal herramienta está al alcance de su tableta electrónica o un teléfono celular con acceso a internet.

Cuenta a MILENIO Monterrey que cuando usuarios, principalmente en Twitter, comienzan a atacar a su candidato, es cuando ella debe mediar.

“Uno crea un medio de contención no para alabar al funcionario sino para dar a conocer los proyectos que ha hecho, aunque en mi experiencia he visto que muchos crean bots con el fin de hacer memes que denigren la integridad de algún político, esto causa que en las redes corra tan rápido que puede dañar o acabar con la carrera del funcionario”, señala.

Un bot es una cuenta falsa que se utiliza deliberadamente para difundir mensajes a favor o en contra de un algún personaje.

Según Regina, es relativamente fácil identificar a un botpolítico, pues normalmente tiene pocos seguidores o sólo tienen una foto para promocionar a su candidato.

Hay otros en cambio que cuentan con más seguidores, pero muchos tienen perfiles de estudiantes de Ciencias Políticas o jóvenes que se ostentan como priistas o panistas.

Algunas cuentas falsas, admite, tienen en sus perfiles “mujeres bonitas” que se hacen pasar por militantes de algún partido o se crean otras con seudónimo.

“Es muy padre interactuar con los ciudadanos en voz del funcionario, pero también tienen sus consecuencias, con los posibles hackeos de cuentas, porque en medios como Twitter, si eres buena en tu trabajo y te generas seguidores reales como les llamamos pueden tratar de quitarte la cuenta un partido contrario”.

Una de las estrategias que ha sido utilizada para la guerra sucia en internet, afirma, es la integración en Twitter de usuarios de Arabia Saudita como seguidores de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes.

Existen además otras cuentas con seudónimos o frases que hacen evidente la campaña por algún candidato y al resto de los políticos los atacan.

“Las redes sociales han crecido mucho, por lo cual es la plataforma en la cual hacer publicidad desde una persona hasta un producto, en la actualidad los funcionarios públicos han despegado porque han visto que los resultados que se tienen con los ciudadanos son más cercanos”, explica.

En ese sentido, señala que es extraño cómo de un día a otro la cuenta de la senadora Cristina Díaz Salazar obtuvo en Twitter el estatus de cuenta verificada, ya que, menciona, es necesario pagar un estimado de 150 mil pesos para esa certificación en las redes.

Según los análisis, la cuenta de la senadora pasó a ser acreditada por Twitter desde el pasado 15 de septiembre, en la semana de su informe de labores como senadora.

Regina explica que otra de las estrategias previas a la elección de 2015 es la generación de memes en los que hacen mofa o crítica de adversarios, de lo cual se encargan los acarreados digitales, personas contratadas por los políticos para su promoción.

De este modo es que al momento en que se genera un tema de interés de la ciudadanía, surgen imágenes del alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz Cortés; el secretario de Desarrollo Social, Federico Vargas, o la senadora Ivonne Álvarez, a quienes se les menciona como aspirantes a la gubernatura.

De este modo, la labor de Regina es llevar un análisis al minuto de los seguidores de cada uno de los políticos que se han mencionado como posibles candidatos.

Claves

La batalla en redes

- Los bots son usuarios de redes sociales que cobran un sueldo a operadores de alguna figura pública para generarle cuentas favorables en redes sociales.

- Esta figura se ha utilizado en otras elecciones en Nuevo León y el resto del país, y en cada proceso ha cobrado mayor relevancia.

- Un solo bot puede manejar decenas de cuentas Facebook y Twitter, ya sea para promover al político que le paga, o bien, para golpear la imagen de adversarios.