“El grupo Fuente de Vida es un pulmón articial”

Otra de las agrupaciones que está transformando vidas y cambiando historias es la de Drogadictos Anónimos.

Monterrey

Otra de las agrupaciones que está transformando vidas y cambiando historias es la de Drogadictos Anónimos.

En el caso del grupo Fuente de Vida, es de internamiento de tres meses, es gratuito y para personas de 18 a 59 años.

"Los servicios son gratuitos y recibimos a jóvenes de 18 a 59 años, de más edad no porque hay una norma oficial de la Cenadic, a nivel federal, donde nos rige que nos especialicemos en un determinado grupo de la población, aquí en esta población está toda la problemática.

"Es un grupo de 24 horas, un albergue transitorio, se quedan aquí las personas tres meses; nosotros tenemos una panadería y de ahí sale el 60 por ciento de los ingresos, y el otro 40 procuramos fondos en sectores públicos, privados, que ayudan por medio de recibos deducibles", comentó uno de los miembros del grupo.

En Drogadictos Anónimos basan su programa en los doce pasos, y el mayor éxito lo tienen, según dijo el entrevistado, en la ayuda mutua.

"El programa es 100 por ciento espiritual, basado en los doce pasos, además hay terapias recreativas, deportivas, audiovisuales, ocupacionales, como la panadería, los jóvenes salen con un oficio, y otros ingresan a la educación, vuelven a los estudios a sus trabajos.

"Hay mucho éxito en la ayuda mutua, donde estamos nosotros, porque no te puede entender otra persona más que otra persona que ha vivido lo mismo que tú. Somos, como dice el primer paso, somos ingobernables, tanto física, mental y emocionalmente, sufrimos de una ingobernabilidad, entonces los doce pasos nos ayudan a encausarnos", puntualizó el entrevistado.

Si faltas a tus juntas no preguntes porqué recaíste, reza uno de las frases en los grupos, y para Diego, compañero en Fuente de Vida, el grupo es un pulmón artificial.

"Hay que venir a las juntas, el grupo es un pulmón artificial, hay que asistir a tus sesiones diarias, lo vas a necesitar para toda tu vida, es una enfermedad física, mental y espiritual, hay que atenderla todos los días, tenemos ese gran vacío espiritual y necesitamos hablar con otras personas, compartir tu historial, tu vida pasada para que ya no la vuelvas a repetir y estar cambiando los juicios y actitudes", destacó.

Afirma que lo difícil es dar el primer paso, pero si se quiere se puede lograr salir del mundo de las adicciones.

"Yo hice uso de las drogas desde los 13 años, a los 17. Tuve que llegar totalmente fracasado en todos los aspectos de mi vida, y no fue nada fácil, más porque hay que aceptar que tenemos esta enfermedad, y que necesitamos de los demás, que siempre estamos necesitados de los demás para que nos ayuden, y principalmente estamos necesitado de Dios, hoy en día, ya tengo 12 años aquí en Drogadictos Anónimos, empiezas a experimentar una vida diferente, acabo de terminar una carrera profesional ahí en Facpya, yo cuando llegué aquí apenas había acabado la primaria, aquí estamos transformando vidas y cambiando historias" compartió.