...Y el grafitti se convirtió en una manifestación artística

Cuando las manifestaciones callejeras de protesta oidentidad territorial evolucionan, se transforman en unaexpresión de la cultura popular: el muralismo callejero.

Monterrey

El que deja de ser grafittero para transmutarse en un pintor, no de brocha gorda, sino de trazos finos y aerógrafo, está muy cerca de ser considerado un artista, ya que algunos han alcanzado fama internacional, obtenido contratos y hasta cursos para capacitar a nuevos valores del llamado muralismo callejero. Si bien nunca podrán exponer en una galería, tal vez sus audiencias sean mucho más amplias, ya que el escaparate para sus producciones son las bardas y espacios públicos abiertos, como en este caso las bardas de lo que fue "Mundo de a Deveras". Artistas o no, sí son los embajadores de una cultura nueva que tiende a mejorar el entorno de las ciudades, ya reproduciendo obras de pintores consagrados, o pintando creaciones propias. Da gusto saber que estos muralistas transforman el grafitti en verdaderas obras dignas de admirarse, porque sus trabajos son una manifestación más de la cultura.