Funcionarios estatales enfrentan 'ley mordaza'

Funcionarios del Gabinete de Rodrigo Medina confirmaron que desde su posición, Jorge Domene Zambrano se da el lujo de "administrar" la información oficial que fluye hacia los medios.
El vocero dicta las órdenes.
El vocero dicta las órdenes. (Archivo)

Monterrey

La Dirección de Comunicación Social impone una ley mordaza a las dependencias del Gobierno del Estado y en la práctica prohíbe a los funcionarios de la administración dar declaraciones ante los medios de información.

Funcionarios del Gabinete de Rodrigo Medina que pidieron el anonimato confirmaron que desde su posición como Jefe de la Oficina de la Gubernatura, director de Comunicación Social y vocero del estado, Jorge Domene Zambrano se da el lujo de "administrar" la información oficial que fluye hacia los medios.

Según las fuentes consultadas, toda petición de entrevista o de información que se hace debe pasar por el conocimiento de Domene, a cuyo arbitrio queda tanto la información que fluye como la lista de qué funcionarios pueden declarar.

Esta situación incluye tanto a funcionarios de primer, segundo y tercer nivel, quienes no pueden realizar ninguna declaración pública sobre temas que les competen si no han recibido un visto bueno del jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura.

Según los informantes, pueden pasar días e incluso hasta semanas antes de que baje la autorización para llevar a cabo la entrevista. El problema se agrava si el tema en cuestión pudiera afectar la imagen del Gobierno o que podría desatar polémica, pues de ser así el dicho visto bueno jamás llega.

El ascenso de Domene en el escalafón se dio durante la presente administración estatal, desde secretario técnico del Consejo de Coordinación de Seguridad, para luego ser vocero, director de Comunicación y finalmente acumular también la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura.