Funcionarios del SAT enfrentan reclamos

Los asistentes mostraron su descontento y cuestionaron la medida fiscal, que es obligatoria a partir del 1 de julio de este año.
Fueron casi 300 socios del ICPNL.
Fueron casi 300 socios del ICPNL. (Raúl Palacios)

Monterrey

Por qué las instituciones gubernamentales o las paraestatales no se adhieren también al sistema de contabilidad electrónica?", preguntó una de los 300 asistentes a la conferencia organizada por el Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León (ICPNL), donde estuvieron Ernesto Luna Vargas, administrador general de Auditoría Fiscal Federal del SAT; y Carlos E. Sandoval Rodríguez, administrador de Fiscalización Estratégica del SAT.

Los funcionarios ofrecieron una plática a socios del ICPNL para resolver dudas sobre el nuevo sistema de contabilidad electrónica y sus respuestas ocasionaron una serie de chiflidos y reclamos por parte de los asistentes.

"Está bien, está bien. Estuvo bueno el reclamo, a eso venimos. A escuchar sus preguntas, sus dudas y quejas, porque para eso está el SAT. No tenemos la piel delgadita", declararon.

Preguntas, reclamos, discursos subidos de tono y chiflidos de reproche fueron solo algunas de las respuestas que tuvo personal del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

La entrada estuvo restringida a medios de comunicación y los invitados fueron únicamente asociados al Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León. Aquellos que no pertenecían a la institución debieron de pagar un total de 600 pesos y registrarse en la entrada. Alrededor de 300 personas acudieron con la intención de resolver sus dudas.

Cuestionados en cuanto al tema de seguridad de la información, algo que ha molestado a los contadores y empresarios de Nuevo León, se informó que no debería de existir tal temor ya que, aunque se ha intentado, nunca se ha logrado acceder a los archivos del SAT.

"Hay hackers que han logrado tumbar páginas como la de la Casa Blanca, por ejemplo. Han intentado hackear nuestro sistema, pero no se ha podido".

"Si como no, son más seguros que la Casa Blanca", se escuchó a un hombre gritar al fondo del salón.

Fue el 1 de julio de este año cuando entró en vigor la obligatoriedad de la contabilidad electrónica.

"Estamos avanzando en temas de tecnología en todos los temas, es tiempo de que lo hagamos también en temas de fiscalización y declaraciones. Actualmente lo estamos manejando de manera arcaica; nos entregan las cosas en papel y nosotros ponemos a los auditores a capturarlos... Estos son procesos arcaicos", fue el mensaje con el que iniciaron la conferencia los funcionarios del SAT.

No fueron los únicos reclamos que se dejaron escuchar en la reunión llevada a cabo a puerta cerrada; le siguieron cuestionamientos como la capacidad del portal para soportar la cantidad de información que será subida a partir de esta nueva disposición.

Cuestionados sobre los amparos que han sido interpuestos por empresarios para evitar cumplir con la disposición, los funcionarios solo respondieron "el SAT respeta la decisión y el derecho de los contribuyentes a optar por los amparos".

Mientras tanto, los medios de comunicación se reunieron en las afueras del lugar esperando una rueda de prensa que se daría al terminar la plática, la cual no sucedió.