Piden seguir ejemplo de estadunidenses

Lo ocurrido en la nación vecina muestra que la prioridad es el bienestar humano y no los beneficios económicos, afirman activistas.
Parte del territorio nuevoleonés forma parte de la Cuenca de Burgos.
Parte del territorio nuevoleonés forma parte de la Cuenca de Burgos. (Carlos Rangel/Archivo)

Monterrey

Después que los habitantes de la ciudad de Nueva York celebraron el anuncio del gobernador tras años de campaña contra el fracking y asociaciones civiles mexicanas, como Alianza Mexicana contra el Fracking, aplaudieron la decisión y pidieron a México unirse a estas políticas.

"Es una importante victoria del movimiento contra el fracking en el mundo entero, ya que respalda que este método de extracción de hidrocarburos no convencionales genera un daño irreparable no sólo al medio ambiente sino también a la salud. Es indispensable prohibirlo en cada rincón del planeta. México no es la excepción", se publicó en un comunicado enviado por dicha asociación.

Señalaron que al reconocer las autoridades neoyorkinas los riesgos que existen por el fracking se muestra que la balanza es más importante hacia el bienestar que hacia los beneficios económicos que pudiera otorgar dicha práctica.

"El comisionado de Salud fue contundente al afirmar que no permitiría que sus hijos vivieran cerca de un sitio de extracción y, por lo tanto, no puede respaldar esa práctica".

"Los mismos riesgos que existen en Nueva York existen en el mundo entero. Los gobiernos que han prohibido el fracking han demostrado responsabilidad con las generaciones presentes y futuras. Desde la Alianza Mexicana contra el Fracking urgimos nuevamente a nuestros representantes a tomar este camino".

El reclamo de los neoyorkinos iban desde daños a los mantos acuíferos subterráneos, hasta impactos a la salud, razón por la cual finalmente las autoridades fueron convencidas de prohibir la fracturación hidráulica.

No obstante, se trata de información que no está completamente comprobada (como admitieron las mismas autoridades neoyorkinas al realizar el anuncio de la prohibición) y no debería de tratarse como tal, ha dicho la especialista en temas energéticos, Liliana Estrada.

"No están al 100% comprobadas; todavía son supuestos, todavía mucho del tema de las grandes contaminaciones o temas ambientales que se le adjudican al tema de la fractura hidráulica han sido por una mala política de seguridad industrial".

La mayoría de los procesos en Estados Unidos han sido los pioneros de la extracción del energético. No han tenido ni la regulación suficiente y situaciones como el almacenamiento o de trabajo todavía eran muy debatibles. Muchos de los problemas se derivaban de eso, que todavía se está perfeccionando la técnica", explicó Estrada a MILENIO Monterrey.

"Si confiamos en los pocos datos que hay disponibles sobre el tema, sería una negligencia de mi parte. No podemos darnos el lujo de cometer un error. Los riesgos potenciales son demasiado grandes. De hecho, aún no se conocen completamente", dijo el comisionado de Salud neoyorkino, Howard A. Zucker, el día del anuncio de la prohibición en su país.