‘Fracking’ dejaría tierra inservible: especialista

Investigadores prevén que 40 por ciento de los terrenos donde se encuentre "gas shale" no serán comerciales.
Se han realizado pruebas.
Se han realizado pruebas. (Roberto Alanís)

Monterrey

Una vez aprobadas las leyes secundarias de la reforma energética, los dueños de terrenos en donde se encuentren pozos de gas shale podrían terminar perjudicados, sin indemnización y con un terreno inservible, ya que se estima que el 40 por ciento de estos pozos no serán comerciales, de acuerdo a Liliana Estrada investigadora de la firma consultora Inteligencia Pública.

“Aunque se le haya prometido al dueño del terreno un pago, si no se puede explotar el pozo, la empresa no le puede dar nada pues no fue exitosa la extracción”, señaló Estrada.

“Esos son los términos en los que se ha dado la ley”, añadió.

Como se trata de una explotación comercial, expuso la investigadora enfocada en temas de transición energética, la reforma indica que se tienen que otorgar parte de los ingresos a los dueños originales del terreno. Pero en caso de que no sea exitoso, la ley no marca que se deba de realizar un pago de indemnización a pesar de que el proceso de fracturación hidráulica para extraer el gas deja a los terrenos “inservibles”.

“Lo que pasa es que no es tan viable que después de una explotación sea beneficioso realizar actividades en esa tierra. Entonces, ¿qué va a pasar? Lo que tengo entendido que ese terreno queda inservible”.

Lo que haría que el dueño de la tierra se quedara al final del proceso con un terreno incapaz de servirle para producción de otra cosa y sin indemnización, debido a las altas posibilidades de que en el pozo no se pueda extraer el tan cotizado gas shale. Esto fue corroborado por el investigador Christian Gómez de America’s Society: Council of the Americas quien trabajó en el reporte presentado por la asociación “México: Apertura por la Reforma Energética”.

“A veces, cuando abren pozos estos no son exitosos, no siempre. Es posible que no sean comerciales”, aseguró Gómez.

El investigador mencionó también que a nivel internacional se percibe que Monterrey se pueda convertir en una capital de energía llegando incluso a compararse con Houston, la capital texana. Esto debido a que en dicho estado norteamericano se ha generado un boom energético debido al fracking, algo que se espera pueda ser replicado también en Nuevo León.

Sin embargo, los resultados podrían ser diferentes en los dos lugares ya que las leyes de propiedad no son similares.

“Se tiene que trabajar de manera cooperativa con los propietarios y las compañías que van a invertir. Lo que hay en el subsuelo sigue siendo de la nación, esto significa que se va a tener que trabajar con los propietarios para asegurar que sus derechos sean totalmente respetados”, señaló Gómez quien comentó que dado el caso de que el pozo no sea comercial, los dueños de la tierra deben de ser compensados “porque hay un interés por parte de las compañías para entrar a ese lugar”.

Ejercicio piloto

Y es más, Vladimir Sosa, subsecretario de energía de Nuevo León reveló recientemente que en el estado se han explorado ya seis pozos de gas shale como parte de un ejercicio piloto: el Durian 1 y Arbolero 1 en Anáhuac; Kernel 1 en Melchor Ocampo; Batial en el municipio de los Herreras; Nerita 1 en Los Ramones y Tangram 1 en China.

De estos seis pozos, cuatro no son comerciales ya que no permiten la extracción del gas. De acuerdo a un informe publicado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) estos pozos serían más bien productores de gas seco; un tipo de gas que puede ser encontrado frecuentemente en yacimientos de gas shale.

El mismo informe reporta que desde el año 2010 han sido explorados en total 13 pozos a todo lo largo de la Cuenca de Burgos (que se compone de la parte noreste del país en los estados de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León), de los cuales en total 7 son productores también de gas seco, haciéndolos no comerciales.