'Food trucks' llevan la comida 'nice' a las calles

Los dueños se enfrentan al dilema de la ubicación de las unidades, debido a que cámaras y municipios han mostrado su rechazo .
El Anhelo está instalado en un parque corporativo de Valle Oriente, en una zona privada.
El Anhelo está instalado en un parque corporativo de Valle Oriente, en una zona privada. (Carlos Rangel)

Monterrey

Funciona prácticamente como un puesto de tacos callejeros pero con medidas de limpieza, cuidado de los alimentos y una vista más agradable. Se trata de los food trucks (camiones de comida), una corriente que ha llegado a Monterrey en los últimos meses y ha empezado a cobrar popularidad entre los sectores de la población de clase media y alta.

Aproximadamente en la zona metropolitana de Monterrey existen unas 30 unidades de este tipo, distribuidos en los diferentes municipios. La comida que ofrecen varía dependiendo de los gustos de sus dueños, desde comida rápida como hamburguesas, tacos y hot dogs, hasta especialidades más gourmets como mariscos, pastas y comida de diferentes países.

Sin embargo, en San Pedro Garza García fueron prohibidos por el cabildo del municipio. Actualmente solo existen dos: El Camino y El Anhelo. El primero por haberse instalado antes de que iniciaran los problemas de quejas por parte de los asociados a la Canirac y el otro porque se instaló en el Parque Corporativo en Valle Oriente, por lo que se considera que está en un terreno privado.

Uno de los dueños de El Anhelo, en entrevista con MILENIO Monterrey, explicó que el camión ha estado en ese predio desde el 4 de agosto de este año, aunque anteriormente estuvo rodando por otras zonas. Escogieron el lugar ya que se encuentran rodeados por al menos 7 edificios y poco más de 50 empresas –entre pequeñas, medianas y grandes, como Arca Continental, BanRegio, Lamosa, Banco Base y PepsiCo, entre otras.

Esto significa que se tiene un flujo de gente que constantemente acude a comprar los guisados que ofrecen.

"La bronca no es hacer el camión, que te toma entre un mes o un mes y medio. El problema es dónde lo pones".

Con las modificaciones al reglamento sampetrino, y la Canirac anunciando que irá contra este tipo de negocios en el resto de los municipios (por supuestas prácticas desleales y falta de regularización), lo importante es buscar un lugar en donde puedan vender.

"El camión arreglado y pintado, da mucha mejor vista que un carretón de tacos. Además, adentro se instala todo lo necesario... Al ahorrarnos la renta de un local, podemos ofrecer la comida más barata que los restaurantes pero igual de rica. Es como comida callejera nice", señaló.