Primero se apagó la promesa laboral y después la del alcalde

Actualmente la zona está deprimida y abandonada por lo que los valores se habrán reducido y se desconoce la causa por la que el entonces alcalde Fernando Larrazabal abortó la compra del inmueble.
Larrazabal prometió convertir el inmueble en una segunda Alameda.
Larrazabal prometió convertir el inmueble en una segunda Alameda. (Raúl Palacios)

Monterrey

La historia de la Fábrica de Lámparas General Electric en la colonia Sarabia no acabó en 1994 cuando finalmente cerró, sino que se extendió en el discurso del ex alcalde Fernando Larrazabal, quien prometió a los habintantes de la zona hacer una segunda Alameda.

Todo empezó el 14 de septiembre de 1987, Lámparas General Electric adquirió tres predios a General Electric de México, SA de CV. En ese entonces, los poseedores iniciales del predio eran Eugenia Kessler Siemon de Kauffman y Ana Siemion de Kessler.

La fábrica, localizada sobre la avenida Alfonso Reyes, entre Calzada Victoria y Aquiles Serdán en la colonia Sarabia, ocupó el inmueble hasta mediados de 1994, cuando después de 60 años de operar en la ciudad de Monterrey dio por concluida su operación, dejando sin empleo más de 500 trabajadores.

El cierre de la compañía se debió al traslado de la fabricación de luminarias a plantas ubicadas en los Estados Unidos y a la avenida Churubusco, y en una acción gradual, pues desde 1992 había iniciado la reducción a la mitad de la plantilla laboral con la que trabajaba.

El edificio abandonado en el sector ocupa una superficie de 21 mil 336 metros cuadrados ó 2.1 hectáreas. Según un avalúo practicado al inmueble en 1987 por el arquitecto Alfredo Lara Galvez, establece un valor comercial de mil 361 millones de viejos pesos, que equivaldría a 136 millones de pesos actuales, más 70 millones de pesos del valor del terreno.

Actualmente la zona está deprimida y abandonada por lo que los valores se habrán reducido y se desconoce la causa por la que el entonces alcalde Fernando Larrazabal abortó la compra del inmueble para realizar una segunda Alameda o parque público.