Muestra inédita de fósiles llega al museo del Obispado

La muestra tiene piezas provenientes de Canadá, Bolivia y Coahuila.
La exposición permanecerá abierta al público hasta agosto.
La exposición permanecerá abierta al público hasta agosto. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

La historia de la evolución, iniciando por los organismos unicelulares hasta llegar a los grandes dinosaurios, es narrada en el Museo Regional El Obispado con la exposición Extinción. El universo de la paleontología en el Noreste de México, la cual estará disponible hasta agosto.

Se trata de una colección de piezas que, en su mayoría, inneditas, pues incluso algunas aún se encuentran en investigación, expuso Gina Ulloa, directora del espacio.

El recorrido inicia con placas de cristal que muestran a los primeros organismos unicelulares, las cuales proceden de regiones como Canadá, Bolivia y Cuatro Ciénegas (Coahuila), las cuales tienen una antigüedad de entre 2.5 y 2.8 millones de años.

Sin embargo, la pieza más espectacular es la reconstrucción de un esqueleto de mamut, el cual procede del Estado de México. Con una altura de seis metros, la estructura se armó con 132 piezas fósiles originales. En total, la exposición está integrada por casi 300 fósiles.

El recorrido se complementa con los esqueletos de un caballo y un jabalí prehistóricos; también es posible apreciar huesos del dinosaurio conocido como "Pico de Pato", una mandíbula de un "Dientes de sable", culminando con la exhibición de los restos humanos más antiguos descubiertos en Mina, Nuevo León.

Para la arqueóloga Areceli Rivera Estrada esta es una oportunidad única de conocer el patrimonio paleontológico y arqueológico del noreste mexicano.

"Es un gusto presentar todas estas piezas como los restos humanos y los artefactos líticos; restos de megafauna (mamíferos prehistóricos) o minerales. Por primera vez podemos exponer a la comunidad el trabajo que hacemos por parte del centro INAH", apuntó.

Para la exposición participaron 16 instituciones públicas y privadas, entre las que destacan la Dirección de Antropología Física del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Museo de Geología de la UNAM, la Universidad Humanista de las Américas, la UANL y la colección de Mauricio Fernández.