¡Luces, cámara… Kubrick!

La exposición del reconocido director de cintas como 'La naranja mecánica' o 'El resplandor' abre sus puertas a un mundo increíble que sólo se verá en Monterrey.

Monterrey

Para los fans conocedores de la filmografía Kubrick, la exposición representa una oportunidad para adentrarse a detalle en el trabajo del director en sus proyectos; y para aquellos que aún no conocen su trabajo la exhibición provocará un interés por conocer al cineasta neoyorquino.

La exposición Stanley Kubrick está planteada para aglutinar a ambos públicos, en salas ambientadas en algunos de sus filmes clásicos –como 2001: Odisea del espacio o La naranja mecánica.

Con poco más de mil piezas la exhibición abre sus puertas hoy en el Museo de Arte Contemporáneo (Marco), donde se incluye una vasta colección de objetos de interés tanto para los especialistas como a los no tanto.

El recorrido se aborda de una manera cronológica sobre la trayectoria de Stanley Kubrick (Nueva York, 1928), iniciando con una breve descripción de sus trabajos documentales hasta culminar con el proyecto inconcluso que dejó a su muerte: el libreto de Inteligencia Artificial.

Tim Heptner, quien junto a Hans-Peter Reichmann fue curador de la exposición, expuso que la muestra ofrece un recorrido por los 50 años de carrera del director neoyorquino.

Algunas de estas piezas, indicó, jamás se habían expuesto como lo son libretos, cuadernos con anotaciones o trajes auténticos utilizados en piezas como Espartaco o la misma Odisea.

"Kubrick era muy puntual en sus investigaciones antes de emprender cualquier proyecto. Con Odisea preguntó a diversas compañías cómo sería el diseño de sus productos en 40 años, para incluirlos en la cinta".

Un cine contemporáneo

Jan Harlan, ex productor ejecutivo en las últimas producciones de Kubrick, acompañó el recorrido por la exposición. Mientras se tomaba fotos con asistentes y firmaba algunas portadas de las películas, habló sobre la relevancia y vigencia de las cintas.

A Kubrick, relató, le interesaban las "fallas humanas" y hasta qué punto podía llegar la maldad humana.

"En sus películas le interesaba mostrar nuestra vanidad, nuestras fallas y que hacemos las cosas para herirnos a nosotros mismos", expuso Harlan.

Harlan trabajó como productor en cintas como El resplandor o Cara de guerra, y describió a Kubirck como una persona que gozaba de un "humor negro", aunque también como a alguien introvertido.

Destacó al cine del neoyorquino como uno que tendrá vigencia "por los años". Pero incluso el mismo Kubrick sentía aprecio por cineastas latinoamericanos, como lo fue el español Carlos Saura, Víctor Erice y al radicado en México Luis Buñuel.

Recorrido al interior

Si bien en la muestra no se incluyen representaciones de los sets a escala natural, entre las piezas se integraron algunas maquetas, en particular de escenas como Dr. Insólito o el jardín del laberinto de El resplandor.

Para los apasionados del cine, existen documentos con anotaciones y diagramas sobre cómo se realizaron algunas secuencias y planos de filmación, documentos con anotaciones del propio director.

La exposición estará abierta al público a partir de mañana viernes, en punto de las 10:00. El domingo la entrada a Marco será de forma gratuita al celebrarse el Día del Patrimonio de Nuevo León.