“Ya no existe el riesgo del financiamiento de los casinos”

Gustavo Madero dijo que la designación de candidatos en los estados dependerá exclusivamente de los panistas de esa entidad, quienes asumirán la posibilidad de equivocarse.

Monterrey

Repetir la experiencia de designar por dedazo al candidato a la gubernatura de Nuevo León en 2015 sería un error, reconoce el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero Muñoz, y afirma que el compromiso que hizo con los líderes y los militantes del estado es darles la libertad y responsabilidad de elegir a sus propios abanderados.

En ese sentido, el panista señala que será decisión de los militantes locales definir si reviven o no a figuras polémicas como Fernando Larrazabal, pues dice, a pesar de sus polémicas la ciudadanía lo hizo diputado federal.

Finalmente, dice no preocuparse por el fantasma del financiamiento de casineros, pues con el desmantelamiento de la red de casas de apuesta de Juan José Rojas Cardona se termina esta fuente de recursos.

¿Qué percibe distinto en el escenario de la elección en donde ganó Rodrigo Medina contra la que se avecina en 2015?

Yo veo que de entrada ahora estamos arriba en las preferencias electorales, estamos más estructurados y organizados como institución política, más coordinados el Comité Ejecutivo Nacional con el Comité Directivo Estatal, más coordinador y unidos los distintos liderazgos al interior del partido, son características todas positivas. También por el lado del PRI veo un PRI más desgastado, una ciudadanía más desencantada, más harta, que nos permite anticipar un escenario de alta competitividad para nuestro partido.

En 2012 la decisión del CEN fue designar directamente a Fernando Elizondo, quien salió derrotado y renunció al partido, ¿fue un error aquella decisión?

Es muy difícil siempre tratar de elucubrar escenarios distintos a las decisiones que se tomaron con la información que se tenía en aquel entonces, fueron decisiones polémicas y hubo gente que no las compartió y que creía que había sido un error, yo nunca veo el pasado porque es imposible cambiarlo.

¿Sería un error ahora designar un candidato?

Sí, definitivamente. Los nuevos estatutos ya reconocen y ponen como imperativo que los procesos sean democráticos, que sea la militancia del PAN de Nuevo León la que decida quién quiere que sea su candidato, y nosotros le apostamos a que ahí, esa diferencia va a ser parte del triunfo, porque desde ahí se está construyendo el triunfo, desde que la gente participa en la decisión de quién quiere que sea su candidato.

Las renuncias de Fernando Elizondo, Luis David Ortiz, y otros panistas que no se han ido pero sí cuestionan al partido, ¿serán factor?

No, los cuestionamientos siempre son bienvenidos, pero lo que también hay que reconocer es que hubo una expresión mayoritaria, contundente a favor no sólo de una persona, sino de una visión, un planteamiento y una estrategia, y esto me da a mí un bono, una fuerza para conducir al PAN con mucho respaldo durante este periodo. Y bueno, cualquiera puede opinar diferente.

Uno de los señalamientos ha sido la corrupción dentro del partido, ¿cómo superar la imagen de un PAN o funcionarios panistas corruptos?

Lo que hay es mucha corrupción en el país, en el sistema económico, político y social, eso es lo que hay que reconocer (...). En todos lados hay corrupción pero el PRI es corruptor por sistema, su modus operandi es corromper. (...) Hay visiones que tampoco comparto de muchos de estos panistas que quisieran a un PAN igual que el PRI pero sin corrupción, y no, ese no es el proyecto del PAN, (...). Yo creo que la variante no es esa. Están identificando mal el problema: el problema es el sistema que crea la corrupción, que crea la desigualdad, que crea la impunidad.

Un caso que afectó la imagen del PAN fue el de Fernando Larrazabal, sin embargo hoy es diputado federal, ¿cómo le responde al votante de Nuevo León?

En ese caso particular el PAN tomó una decisión: que el votante de Nuevo León decida, y Fernando Larrazabal fue a buscar el voto directo, no es plurinominal, como muchos de éstos que son plurinominales o designados. Es una persona que fue a hacer campaña y ganó, quiere decir que en democracia los ciudadanos sopesaron los argumentos de un lado o del otro y tomaron una decisión, y dijo 'yo quiero que sea mi representante'.

¿Postularía otra vez a Larrazabal?

No, yo lo que respetaría es que el partido decida quién quiere que sean los candidatos. El PAN que yo voy a impulsar es un partido que le apuesta en seco a la democracia, y la democracia significa que la mayoría de la gente tiene la razón la mayoría de las veces. No somos infalibles, pero ese principio hay que sostenerlo con mucha consistencia, y cuando lo haces así, las decisiones cada vez van a ser mejores, y el margen de error cada vez más bajo.

En elecciones anteriores el gran fantasma ha sido el dinero del narcotráfico, ahora pareciera que el fantasma será a quién financia o financiaba Juan José Rojas...

Yo al contrario, porque si algo sucede es exactamente lo contrario, se están cerrando muchos de estos centros de juego y esta fuente si te preocupaba ya no va a existir el próximo año.

¿Pero hubo tal financiamiento?

No lo creo, pero si te preocupara eso ya no existe esa fuente de financiamiento. Si ese fuera un argumento sensato, pues a futuro ya no se proyecta, ya no existe ese riesgo que tú señalas, que yo obviamente no creo que haya sucedido en el pasado.

Se ha hablado de un convenio, un acuerdo entre el PAN de Nuevo León y usted, que si había un triunfo en el estado no habría designación, ¿está garantizado que no habrá designación?

Está mal entendido el acuerdo, el acuerdo mío es con todo el PAN a nivel nacional. (...) En cada estado los panistas de ese estado van a decidir qué quieren, y van a elegir democráticamente, y sólo si lo llegan a pedir, un proceso de designación, el CEN lo puede considerar. No significa que lo acepte.

¿No lo habrá unilateralmente?

De ninguna manera. Este es un compromiso que hice no con Nuevo León, sino con todo el partido (...): que se les dé la responsabilidad de asumir hasta la posibilidad de equivocarse, pero que sean ellos, los panistas de cada estado.