Estiman que empresas ajusten plan de inversión

La volatilidad de los tipos de cambio y la baja en el precio del petróleo traerán dificultades para incentivar el consumo en un mercado interno.
Las reformas estructurales que se aplican en el país tendrán un impacto positivo, señalaron expertos.
Las reformas estructurales que se aplican en el país tendrán un impacto positivo, señalaron expertos. (Carlos Rangel/Archivo)

Monterrey

Un menor nivel de confianza, la volatilidad del tipo de cambio, así como el impacto negativo de la baja en el precio del petróleo, harán que las empresas en México realicen ajustes en sus presupuestos y planes de inversión destinados a nuevos proyectos para este año, situación que traerá dificultad en la generación de empleos por parte del sector privado, consideró María F. Fonseca Paredes, directora de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

Lo anterior también traerá la dificultad para incentivar el consumo en un mercado interno que no se encuentra en las mejores condiciones, dijo, y consideró que el inicio del 2015 podría no pintar tan bien como se había esperado.

La volatilidad en los mercados internacionales observada durante los últimos meses del año pasado ha persistido este año. Si bien se espera que el crecimiento económico del país sea más elevado durante 2015, los pronósticos de crecimiento superiores a 3.5 por ciento para 2015 podrían resultar demasiado optimistas, mencionó.

La investigadora indicó que una depreciación del tipo de cambio favorece en cierta medida al sector exportador del país ya que los productos nacionales se vuelven más atractivos en el extranjero debido a que se pagan a un precio más bajo; sin embargo, apuntó que estos beneficios se ven contrarrestados por las importaciones de los insumos que se utilizan para la producción cuyo costo resulta elevado para las empresas mexicanas.

"Los incrementos en los costos de producción de las empresas tienden a trasladarse al precio final pagado por los consumidores, lo cual podría implicar una tasa de inflación más alta", añadió Fonseca Paredes.

Destacó que en términos generales, desde principios de 2013, la confianza empresarial ha manifestado una tendencia a la baja en los sectores de las manufacturas, construcción y comercio. Lo que resulta preocupante es que desde octubre del año pasado los tres sectores han mostrado caídas en sus índices de confianza, es decir, no se observan señales de recuperación al menos en el corto plazo.

Por otra parte, analistas de Accival, casa de bolsa, señalaron que el sector de la construcción en México ha sufrido dos años débiles, 2013 y 2014, en cuanto a crecimiento; sin embargo, para este año se espera un cambio debido al impacto de las reformas estructurales.

Mencionaron que originalmente el Gobierno Federal proyectaba inversiones de al menos 315 mil millones de dólares en los sectores de infraestructura y construcción hasta 2018, dicho plan impulsaría la formación de capital fijo.