ENTREVISTA | POR GUSTAVO MENDOZA LEMUS

Pedro Jurado de los Santos Catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona

El especialista señaló que la educación es un derecho universal y humano, por lo que no se le debe negar a ningún niño por cuestiones de diversidad.

“La escuela tiene la obligación de adaptarse”

Participó en el Cuarto Congreso Internacional de Historia.
Participó en el Cuarto Congreso Internacional de Historia. (Especial)

Monterrey

Aunque suene como algo ya dado por sentado, el derecho universal de educación para todos es todavía una asignatura pendiente.

El tema de la educación y sus retos frente al siglo XXI son tema de debate en el Cuarto Congreso Internacional de Historia, que desde este miércoles se realiza en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

Pedro Jurado de los Santos es catedrático en la Universidad Autónoma de Barcelona con doctorado en Ciencias de la Educación, y en su charla "Educación para todos. El proceso de inclusión progresiva" hace hincapié en que aún hace falta aprender cómo la educación puede ser completamente incluyente en sus espacios y modelos educativos.

El concepto de educación para todos está presente en la mayoría de las constituciones de los países, ¿qué tanto falta para que este derecho sea real?

Es un derecho universal y humano. Es obligación de las administraciones públicas, por lo tanto de todos los gobiernos, el auspiciar, el facilitar y poner en marcha todos los mecanismos que sean necesarios para que ése derecho se cumpla.

Si ese derecho no se cumple el pueblo tiene derecho a protestar y a poner en marcha los mecanismos para avanzar hacia ese derecho. No nos tiene que venir, también debemos ir por ese derecho.

¿Qué importancia tiene a nivel mundial un tema como el analfabetismo funcional?

Se entendía del analfabetismo funcional en relación con las materias de lectura, escritura y cálculo. El que no sabía hacer estas operaciones era un analfabeto.

Luego pasó que no era suficiente con saber leer, escribir y calcular, pues la sociedad exige que dispongas de otros conocimientos y no los tienes, es cuando se da el analfabetismo funcional, porque a ti no te permite participar o actuar en el marco social.

En la actualidad eso se ha modificado ampliándolo hacia las competencias digitales, claro, no en todas las sociedades, pero en algunas ya se considera dentro de la etapa de aprendizaje que se dominen los temas digitales, de no ser así ya se habla de un nuevo tipo de analfabetismo.

Hay diferencias en ser un analfabeto a uno funcional, y las sociedades tienen que posibilitar que no haya analfabetos funcionales porque necesitamos esos recursos.

Le expongo dos casos que no sé qué tan sintomáticos puedan ser a nivel internacional: una niña es expulsada de un colegio privado por tener padres homoparentales, y otro, niños que son discriminados por hablar lengua indígena.

Eso es atentar contra los derechos humanos y contra su dignidad, a las dos cosas. En la actualidad hemos cambiado el concepto de familia, no sé si en todos los países, pero se ha ido cambiando y hay que defender los derechos de los hijos de esa familia; y por otro lado la lengua, la escuela tiene la obligación de posibilitar que ese niño o niña que hable una lengua se incorpore a los procesos educativos y no la puede rechazar hablando de la escuela pública porque la privada tiene otros esquemas, la escuela pública tiene que responder por todos los ciudadanos y si ese niño pertenece a otra sociedad la escuela tiene la obligación de adaptarse.

En pleno siglo XXI, ¿cómo debe plantearse la todavía línea divisoria entre educación pública y privada?

Creo que estamos ante un planteamiento donde el ultraliberalismo o el neoliberalismo están ganando tantos adeptos y está incorporando tanta presión a los marcos sociales, educativos y políticos en general que estamos en un retroceso. O ponemos en marcha mecanismos de resistencia o realmente creo que vamos a ir avanzando en el retroceso, estamos viendo que eso pasa en muchos países donde hay un aumento de fenómenos como el racismo, xenofobia, aumento de fenómenos de diferenciación entre grupos sociales. Entonces corremos un grave peligro por estas políticas neoliberales.

Se culpa a la escuela por la creciente en un fenómeno como el del bullying, ¿es así?

No, el modelo educativo no es el responsable. La escuela es un elemento para la solución de problemas o en la reproducción de problemas, pero no es el problema; el problema con el bullying es de la sociedad y hay estudios presentes sobre ello. Es un problema social donde la familia tendría que incorporarse.