Equidad de género no llega a policías de Nuevo León

En los puestos de primer nivel de las secretarías de Seguridad Pública municipales de todo el estado sólo hay siete mujeres.
En el área operativa hay cuatro mil 791 varones y sólo 570 elementos del sexo femenino.
En el área operativa hay cuatro mil 791 varones y sólo 570 elementos del sexo femenino. (Iram Oviedo/Archivo)

Monterrey

La igualdad entre hombres y mujeres podrá aplicarse a muchas áreas, pero no en el mundo policiaco.

Si bien el avance del sexo femenino en los cuerpos de seguridad ha sido importante en los años recientes, sigue siendo un ambiente dominado por el sexo masculino.

El INEGI, a través de su Censo de Gobiernos Municipales y Delegaciones 2013, publicado hace unas semanas, exhibe con cifras esta realidad.

De los resultados se desprende que en las policías municipales de Nuevo León, 451 hombres ocupan un cargo de nivel intermedio, y sólo 29 mujeres. En el área operativa, la brecha es enorme: 4 mil 791 hombres integran las corporaciones, y sólo 570 mujeres.

El personal administrativo es donde las diferencias se acortan, pero no se igualan. Existen 572 plazas de hombres y 383 de mujeres.

Magaly Gómez desafía esta mayoría. Desde hace siete años es policía en San Nicolás, y ni siquiera ahora que espera su primera bebé, una niña que llamará Renata, le ha pasado por la mente renunciar.

“Soy la única de mi familia que soy policía, (me dijeron) que estaba un poco mal, que pensara bien las cosas, que estudiara otra cosa. Les dije que no, que esto me gustaba, y que quería seguir con mi objetivo”, relató.

El tiempo le ha dado la razón. Está a sólo un par de meses de dar a luz, y dada su condición, se encarga por el momento de recibir a los detenidos en barandilla. No obstante, ya cuenta los días para el nacimiento de su hija, y también para regresar “a la acción”.

“Ya terminando lo de la maternidad y todo, volvemos a incorporarnos al operativo y patrullando, lo que voy a hacer es que (la niña) se va a quedar con mi mamá.

“Al principio sí fue un poco difícil acoplarte a un mundo de hombres, pero la verdad los compañeros te hacen ameno el trabajo, ellos te enseñan”, destacó.

Al igual que Magaly, a su compañera Laura Hernández no la tratan como mujer, es un policía más dentro de la corporación. Tiene 5 años portando el uniforme, por necesidad, como revela ella misma.

“Se puede decir que es el mejor pagado (de los empleos que buscó). Al principio fue difícil, pero ya con el tiempo me fui acoplando. Es difícil (que los hombres la acepten) porque ya ellos tienen ciertos grupos”, indicó.

Su inicio fue complicado. Una mujer batalla para adaptarse al mundo de los hombres, pero ella lo consiguió, valiéndose de la necesidad que tienen las corporaciones policiacas de un toque femenino.

Cuando regresa a casa, cuelga el traje oficial y se instala en su rol de madre.

“Yo creo que el carácter, la disponibilidad, más que nada (es lo que aportamos las mujeres), (mi familia) me apoya gracias a Dios, sí (les da miedo), más que nada por mis hijos.

“Es muy difícil porque cuando llegas a la casa, te conviertes en la mamá, verdad, ya tienes que estar al pendiente de la tarea, de qué van a comer”, explicó.

El INEGI también muestra otra realidad. Pese al esfuerzo que realizan día a día mujeres como Laura y Magaly, muy pocas llegan a puestos de decisión.

En los 51 municipios del estado, 119 hombres ocupan un puesto de primer nivel dentro de las policías, y únicamente 7 mujeres.

Eso no las desanima. Algún día, dicen, la historia cambiará.

“Creo que todos tenemos el derecho, ¿por qué no?, sí (me gustaría ser Secretaria de Seguridad)”, señala Laura.

“Algún día tendrá que haber un puesto más grande para una mujer, pienso que los jefes son muy abiertos y no nada más tiene que ser un hombre el que lleve una corporación”, concluyó Magaly.

Claves

En cifras

- En las policías municipales de Nuevo León, 451 hombres ocupan un cargo de nivel intermedio y sólo 29 mujeres. En el área operativa hay 4 mil 791 varones y sólo 570 mujeres.

- El personal administrativo es donde las diferencias se acortan, pero no se igualan, pues existen 572 plazas de hombres y 383 de mujeres.

- Tampoco figuran en la toma de decisiones, pues en las corporaciones de seguridad pública del estado, en los puestos de primer nivel hay 119 hombres y únicamente 7 mujeres.