“El libro, una justificación para seguir viviendo en la ciudad”

En Montehell, el cronista y periodista cultural Gerson Gómez apunta a retratar el submundo de Monterrey hoy en día, con sus excesos y sus divertimentos.
El escritor Gerson Gómez.
El escritor Gerson Gómez. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Relatar el submundo de Monterrey no es sólo los consabidos paseos nocturnos por cantinas y table dance, pues también dice mucho sobre lo que somos los desfiles de globos en Navidad o la Mega Rueda de la Fortuna en Parque Fundidora.

En Montehell (Ed. Universidad Autónoma de Coahuila), el cronista y periodista cultural Gerson Gómez apunta a retratar al regiomontano hoy en día, con sus excesos y divertimentos.

Durante la entrevista, el autor señala que los artículos incluidos en el libro dan cuenta de un ejercicio de cuestionamiento sobre Monterrey, sus años de violencia y del por qué decidimos quedarnos a vivir en el infierno en que se convirtió la ciudad.


¿Cómo se genera Montehell, un libro donde sus crónicas duras sobre cosas que no se quieren ver de la ciudad?

Es un libro en que me tardé mucho. Primero para recuperarme orgánicamente de mis hemisferios, cuando empezamos a transitar la noche sabíamos que había libertad y libertinaje, que había chanza de los excesos, pero cuando nos cortaron las alas de un día para otro y nos empezamos a restringir la vida social, empecé a tener problemas para seguir percibiendo la ciudad. Son crónicas de los años de la ira de la rabia en Monterrey. Montehell es una justificación para seguir viviendo en la ciudad.

¿Cómo afrontar la crónica para no caer en el llamado ‘periodismo turístico?

El siguiente libro se llama Turista del apocalispsis, que es como el hermano intermedio de éste.

Sigo en la vertiente de auto explicarme el por qué Monterrey. Si Fuentes trató de explicarnos cómo éramos los mexicanos, mis crónicas se preguntan ¿somos así los regiomontanos?

No creo que haya otra forma de entender por qué Nuevo León sigue en pie si no es a través de la negativa.

Muchos textos surgen como una especie de ‘cuaderno de viaje’, de explicarme qué estaba pasando. Soy un vouyer  y me vas a encontrar siempre como viendo lo que está pasando.

A pesar de todo, se insiste en mencionar que Monterrey está bien, ¿Cómo lo cuestiona Montehell?

Somos a veces muy cortos de miras. En la literatura no hemos entendido que también existe la no ficción y estamos empecinados en tratar de justificar temas que son escandalosos.  Escribimos de crímenes pasados que se supone conmocionaron a la comunidad, pero no cuestionamos a Lankenau, lo que pasó con la UCREM; ahí tenemos una negativa como escritores, que no seguimos el pasado reciente en nuestros temas. Sería sano leer crónicas sobre cómo somos los norestenses pero ahora, no del pasado.