En el estado hay dos mil 45 personas en la lista de espera

La coordinadora del Centro Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos, María de los Ángeles Reyna Quintanilla, señala que de esa cantidad, mil 40 requieren un riñón y 29 un hígado.
El IMSS es una de las instituciones que expide la credencial especializada
El IMSS es una de las instituciones que expide la credencial especializada (Leonel Rocha/Archivo)

Monterrey

El alto índice de diabetes ha disparado la necesidad de trasplantes de riñón e hígado, no sólo en el estado y el país, sino en todo el mundo.

La coordinadora del Centro Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos, María de los Ángeles Reyna Quintanilla, señala que actualmente hay dos mil 45 personas en la lista de espera para recibir una segunda oportunidad de vida, de las cuales mil 40 requieren un riñón y 29 un hígado.

Es decir, 52 por ciento del número total de pacientes tienen un padecimiento asociado con la obesidad y el sobrepeso.

"Esta lista va a seguir en aumento, tenemos a nuestro favor como población que la esperanza de vida se alarga, pero lleva a la par enfermedades crónico degenerativas.

"Y si vemos este porcentaje tan importante de córnea-riñon es porque tenemos una pandemia, una amenza que se llama diabetes melitus, y este fenómenos epidemiologico es lo primero que daña", afirma la funcionaria estatal.

Aunque existen tratamientos sustituvitos como la hemodiálisis y la diálisis peritonial, la probabilidad de una persona con una diabetes avanzada requiera en el futuro un nuevo órgano es muy alta.

Reyna Quintanilla señaló que a nivel nacional, a través del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), hay 17 mil 800 personas esperando un órgano, de las cuales siete mil esperan un riñón, y casi seis mil una córnea.

"A nivel internacional hay 123 mil personas en la base de datos de Estados Unidos, de las cuales 95 mil esperan un riñón, este es un gran problema internacional", afirmó.

En la entidad, se encuentran tambien en la lista de espera, 975 están esperando una córnea; pancreas- riñón 1 personas y al momento deel cierre de ediciòn no existen quienes requieran un corazón, ya que este año se llevado a cabo dos trasplantes exitosos.

La cifra se ha disparado en estos 18 años, prácticamente ha crecido cuatro veces más, pues en 1996 no se contabilizaban más de 600 solicitudes.

En el caso del trasplante de riñón e hígado, ésta también puede darse por medio de donadores vivos, que pueden ser familiares o personas cercanas al paciente, siempre y cuando se compruebe que no están siendo presionados o coaccionados para ofrecer su apoyo de modo altruista.

"Preferentemente consanguíneo, pero puede ser familia política o amigos cercanos, es una escenario diferente cuando se tiene la posibilidad de un donador vivo, se tienen que realizar análisis al donante y donador para poder seguir.

"Hasta 2004 tenía que ser familiar, pero después, al ver la necesidad, la ley se modifica, se permite la donación entre conocido, con alguna relación con el paciente", agregó la funcionaria.

Sin embargo las reglas del Centro Nacional de Trasplantes son más duras en este escenario; en primera instancia, se debe presentar el caso ante un comité técnico.

El donante debe pasar un examen psicométrico y psiquiátrico donde quede en evidencia que no existe una remuneración económica, presión, coerción o engaño.

Por último, se tienen que presentar donante y donador ante un notario público y dejar claras sus intenciones por medio de un contrato.

Según cifras del Cenatra, Nuevo León es la quinta entidad a nivel nacional en cuanto a la donación en vida, con 67 pacientes en 2013.

Las instituciones de salud en el estado otorgan la credencial de donador. Cuando la persona en mayor de edad puede acudir a la Coordinación de Trasplantes de la Secretaría de Salud.

También al hospital Metropolitano, al Universitario, al regional del Issste o a la Clínica Sección 50.

Además, las unidades de medicina 21, 25, 34 y 33 del Seguro Social también proveen esta credencial.

Hospitales privados como el San José Tec de Monterrey, OCA, Christus Muguerza, Santa Cecilia, La Carlota y la Clínica Vitro también cuentan con este servicio.

En el caso de los menores de edad, se requiere autorización de los padres.