“La disputa realmente es por opinión pública”

Según expertos, el ambiente digital favorece descalificaciones y la promoción desde otras perspectivas.
Aspirantes y funcionarios del PAN y del PRI se promueven insistentemente por la vía digital.
Aspirantes y funcionarios del PAN y del PRI se promueven insistentemente por la vía digital. (Carlos Rangel)

Monterrey

La escalada que ha dado la guerra sucia de las elecciones hacia internet ha generado una figura que opera desde hace algunos procesos: los acarreados digitales, aquellas personas pagadas para promocionar a políticos en busca de un puesto.

El estilo que se ha logrado evidenciar en elecciones presidenciales de 2012, ha tomado revuelo al grado de implementar nuevas técnicas electrónicas de llegar a los votantes en 2015, según analistas consultados.

Previo a las elecciones de Nuevo León, MILENIO Monterrey ha encontrado indicios de nuevas estrategias digitales de propaganda por parte de precandidatos a la gubernatura.

Aurelio Collado Torres, especialista en Comunicación Internacional del Tec de Monterrey, explicó que los políticos intentan acercarse a sus votantes por medio de los nuevos espacios como las redes en medio de la disputa electoral o previa a las campañas.

“Es una especie de proceso en el cual, cuanto más tenemos en la posibilidad de comunicación, más existen las posibilidades de acceso por parte de los políticos”, destacó el experto.

El analista reveló que se tiene evidencia de que se pueden comprar followers (seguidores) en Twitter o cuentas de Facebook, dos plataformas que dan la posibilidad de que un candidato las use, por lo que advirtió se debe ser cauteloso ante cualquier declaración ventilada a través de la web.

 “La disputa realmente es por la opinión pública, son acarreados electrónicos y lo que tenemos delante es la necesidad de educarnos para que este tipo de intervenciones masificadas por parte de una fuerza política, la que sea, usualmente no interfiera con lo que nosotros usualmente pensamos de un determinado candidato o candidata”, explicó.

Menciona que internet se presta para generar identidades falsas y promoverse desde otra perspectiva.

 “Para tenerlo en forma los acarreados electrónicos de hoy son gente que está pagada para hablar en un sentido o en otro a favor o en contra la opinión pública.

“Efectivamente estamos viendo cómo en el espacio de internet se crea una serie de identidades falsas continuamente para promocionar diferentes formas, no solamente candidatos políticos, sino mil cosas más”, apuntó.

En esta que llamó apertura de “juegos políticos” rumbo a 2015 sólo queda a la ciudadanía estudiar lo que leen en las redes sociales.

“Lo más prudente es tener el cuidado de verificar todas las fuentes y cómo es que estas están actuando en términos de la realidad, es decir, no dejarnos llevar por lo que se dice en internet.

“A veces parece que son muchos, pero en realidad son tres jovencitos que están detrás. Necesitamos educarnos con lo que leemos, dónde lo leemos… Hay que decir que todas las fuerzas políticas y todos los candidatos están haciendo uso de las plataformas que da internet para su promoción y esa promoción en términos de la ley no tiene una regulación”, lamenta.

“Aún estamos a tiempo”

Por su parte, Méntor Tijerina Martínez, catedrático de Mercadotecnia Política en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública  (EGTP) del Tec de Monterrey, detalló que las redes sociales logran dar a conocer todos los aspectos que se comentan sobre un político.

Por un lado reconoció que las redes pueden generan transparencia, pero también pueden caer en un círculo para desprestigiar rivales en la contienda electoral.

“Hay muchos ataques que se ocultan en ataques anónimos por hackers o personas que simple y sencillamente no se toman la molestia de verificar si el ataque es cierto o no es cierto y simplemente lo que hacen es lanzar el ataque”, declaró.

Ante ello, previó que la elección en Nuevo León esté llena de guerra sucia e invadida de descalificaciones.

“Creo que estamos a tiempo para hacer un llamado a la clase política y no seguir cavando el hoyo del desprestigio de la política”, sentenció.