Propone diputado prohibir discriminación por tatuajes

El primer paso es aclarar en el Artículo 1 que esto es anticonstitucional y el segundo es especificar sanciones a quienes quebranten esta norma.

Monterrey

Para evitar que las personas sean discriminadas por tener tatuajes o marcas en la piel, el integrante de la bancada del PAN, Ángel Barroso Correa, propuso cambios a la Constitución.

La iniciativa contempla reformas al artículo 1, donde se busca prohibir la discriminación motivada por tatuajes visibles y no visibles, así como por marcas o modificaciones en la piel.

"Lo que estamos proponiendo aquí es que quede claro en el artículo 1 de la Constitución, para que no sean discriminados simplemente por tener un tatuaje o marca en la piel", indicó el diputado.

El legislador panista mencionó que parte de las razones por las que decidió presentar la iniciativa, se debe a que una ciudadana le manifestó su dificultad para encontrar trabajo debido a un tatuaje.

Para demostrar que las aptitudes no tienen nada qué ver con la apariencia, el diputado fue acompañado por un profesionista y empresario, quien tenía en su cuerpo varios tatuajes.

Barroso Correa indicó que para la aprobación de la reforma constitucional se requerirán dos vueltas en distintos periodos legislativos.

Comentó que también se buscarán aplicar lineamientos dentro de la Ley de Discriminación, para que haya sanciones a quienes discriminen a personas por tener tatuajes.

"Este es el primer paso, si lo dejamos claro en el artículo primero, ya sería anticonstitucional discriminar.

"La segunda parte es tener una Ley de Discriminación en Nuevo León, que no la tenemos, y ahí se deje en claro las sanciones y la ejecución de quien quiera hacer valer sus derechos constitucionales", refirió.

Según una encuesta realizada a nivel nacional, el 70 por ciento de las personas refieren que una de las principales causas de discriminación en México son las marcas en la piel o tatuajes.

El diputado panista mencionó que de acuerdo a un estudio realizado en el país, se establece que el 74.2 por ciento de las personas tatuadas refieren que esto ha sido una dificultad para obtener un empleo. Es decir, 7 de cada 10 que decidieron aplicarse tinta en la piel, han sido discriminadas.