Anticipan próximos proyectos a trabajar en San Lázaro

El diputado federal Arturo Salinas Garza dio a conocer que durante el próximo periodo de sesiones se trabajará de modo especial en una nueva Ley de Juegos y Sorteos.
El miembro de AN en el Congreso.
El miembro de AN en el Congreso. (Raúl Palacios)

Monterrey

Tras varios días de su campaña mediática "Somos Regios" el diputado federal Arturo Salinas Garza rindió su segundo informe de labores en el Teatro Convex, de Monterrey.

Fue la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes la encargada de presentar al legislador, quien también fue arropado por el edil de Santa Catarina, Víctor Pérez Díaz, y otros munícipes panistas de la zona rural, además del dirigente estatal José Alfredo Pérez y el municipal Iván Garza.

En un breve mensaje, la presidenta municipal de Monterrey destacó que la rendición de cuentas es tarea de todo funcionario público y pidió al legislador no olvidar a los ciudadanos de Monterrey en sus propuestas al Congreso de la Unión, tras lo cual partió para seguir su agenda.

Durante su discurso frente a los invitados, Arturo Salinas Garza destacó la aprobación de más de 60 reformas constitucionales y 120 cambios a las leyes, y cómo las modificaciones en materia energética y de comunicación traerán a la larga beneficios a los ciudadanos.

En entrevista previa, Salinas Garza dio a conocer que durante el próximo periodo de sesiones en San Lázaro se trabajará de modo especial en una nueva Ley de Juegos y Sorteos, para lo que primero habrá que modificar la Constitución y permitir la intervención del Poder Legislativo para modificar la normativa.

Señaló que la iniciativa es producto del trabajo de una comisión plural, en la que trabajó también la Secretaría de Gobernación y se basa en cinco ejes fundamentales.

El primero de ellos establece regular la expedición de permisos, así como incorporar el tema de la salud pública, los derechos de los jugadores y retirar la discrecionalidad de la ley en el otorgamiento de las licencias.

Sobre los permisos ya expedidos que no operan, darían a los permisionarios 12 meses para operar o de otro modo procederá la cancelación.