“El agujero del resbaladero lo convirtieron en un hotel”

Baches en las calles, parques con hierba crecida y juegos que ya no sirven, conforman la postal olvidada por parte de la Secretaría de Servicios Públicos.

Monterrey

Calles, avenidas, paredes y parques públicos reflejan en la zona norponiente de Monterrey el descuido de las autoridades municipales.

A unos 20 kilómetros del Centro, el sector conocido como San Bernabé y colonias contiguas, cuentan con baches, paredes de escuelas grafiteadas, espacios públicos con hierba y otros con juegos inservibles que dejan en entre dicho las facultades de la Secretaría de Servicios Públicos.

Uno de los principales ejemplos puede encontrarse en la colonia Siete de Noviembre, en la calle Mandioca, entre la vía 25 de Abril y Centeno. Ahí, un resbaladero hecho con concreto y blocks fue destruido para convertirse en una "guarida del amor y de las drogas".

De acuerdo a vecinos del sector, desde hace más de un año el deslizadero fue destruido y se le incluyó un sillón en el interior, espacio que es usado por algunos menores para tener relaciones sexuales o drogarse.

"El resbaladero es un peligro porque meten hasta muchachas en la noche, haz de cuenta que el agujero lo hicieron un hotel", señaló doña Guadalupe Vázquez, una vecina del parque.

No importa que frente al parque se encuentre la Iglesia La Candelaria, de acuerdo a otros vecinos, jóvenes o menores utilizan el resbaladero sin que la autoridad los sancione.

"Ya tiene mucho así, metieron un sillón, pero mire nada más dan las seis o siete y empiezan, pero son niños entre 12 y 13 años, vienen a drogarse nada más", refiere otra de las vecinas.

Columpios descompuestos y basura en los alrededores son otros de los problemas en el mismo espacio público.

Kilómetros más adelante, los alrededores de la escuela primaria Ignacio Allende refleja los rayones y grafitis en sus bardas. La calle Esperanza entre las vías Espiga y Manuel Céspedes exponen el conflicto entre las pandillas del sector, algo que se ha quedado como un retrato en las paredes.

En el camino a la colonia Periodistas de México, las calles y avenidas del norponiente tienen un factor común con otras colonias del área metropolitana: los baches.

Durante un recorrido por MILENIO Monterrey, la calle Unidad Obrera entre Sarabia y Martín Torres en la colonia CROC, se encuentra con pavimento quebrado.

En calle Casa del Obrero Mundial, entre Julio A. Roca y Camino Real, las vialidades junto a sus baches predominan. En tanto, en la avenida De Los Profesionistas y De los Uniones, el panorama se repite y los automovilistas demuestran su enojo; metros adelante un camión de material cayó en uno de los pozos para quedar inservible en la avenida Julio A. Roca.

El sector de La Alianza se suma a las calles sin atención, la avenida Portal de Los Valles luce encharcada e incluso transportes públicos buscan sacarle la vuelta.

Otros parques como el de la colonia Arcos del Sol, entre las calles Arcos Barrocos y Arcos Coloniales se encuentra con hierba crecida y con arcos del parque grafiteados.

Según la página web del gobierno municipal la secretaría de Servicios Públicos se encuentra a cargo del secretario José Rene Reichard Gross; de dicha dependencia se desprenden otros dos departamentos responsables, el director operativo de la Zona Norte, Arturo Méndez Medina; así como José David Gutiérrez Masías, encargado de la Dirección Operativa de la Zona Poniente.

Dentro de las facultades de la Secretaría de Servicios Públicos del municipio se encuentra el planear, realizar, supervisar, controlar y mantener en condiciones de operación como lo son la limpieza de las áreas públicas, la conservación de parques plazas y jardines, la reparación y mantenimiento de vías públicas, así como la recolección de basura domiciliaria.

Como parte de las responsabilidades del Municipio de Monterrey también se encuentran la de inducir acciones para que se permita la participación de la población en el embellecimiento de Monterrey.