El desorden urbano resta competitividad, opina consultora

No hay respeto hacia dónde puede ir la ciudad por el bien común: Alicia Guajardo.
El crecimiento ha sido errático y desorganizado, consideró.
El crecimiento ha sido errático y desorganizado, consideró. (Leonel Rocha/Archivo)

Monterrey

El desarrollo urbano en la zona metropolitana de Monterrey se ha comido totalmente la gestión y ejecución de las acciones de las direcciones de planeación en desarrollo urbano de los municipios e incluso del estatal, y hoy este rubro está entrampado, lo cual puede restarle competitividad frente a la inversión extranjera directa si no se hace un reordenamiento urbano.

Alicia Guajardo Alatorre, presidenta ejecutiva de la firma de consultoría Neocity, consideró que "no estamos en la ruta correcta en desarrollo urbano porque si así fuera, el municipio de San Pedro Garza García no estuviera con tantos problemas en las edificaciones que se están realizando. Aquí se ha caído mucho en una especie de egoísmo urbano, donde la gran cantidad de las propiedades edifican más allá del límite de la propiedad", expresó.

Ante el boom de inversiones nacionales y extranjeras impulsado por la reforma energética y el arribo al estado de una armadora como Kia Motors, Nuevo León enfrenta retos muy serios en desarrollo urbano, pero está muy a tiempo de revertir los errores cometidos.

En su opinión, Nuevo León pasa de panzazo en vivienda con calidad de vida y en desarrollo urbano, infraestructura vial y transporte público está reprobado.

Consideró que prevalece mucho el derecho privado, lo que ha llevado a que los propietarios abusen del derecho de ampararse contra los planes de desarrollo urbano.

"Así que el hecho de que se empezara a ganar amparos finalmente el ciudadano hacía y hace lo que quiere pasando por encima de las reglas estipuladas en los planes de desarrollo urbano. Hay varios ejemplos que ilustran lo anterior, entonces no hay un respeto hacia dónde puede ir la ciudad por el bien común, yo le llamo a esto un ejercicio de egoísmo urbano".

Esto, apuntó, ha llevado a la falta de un respeto a las reglas del desarrollo urbano, algo que no se ve en otras partes del mundo donde prevalece siempre el bien común.

"Desde 1970 a la fecha hemos estado mal desarrollando físicamente la ciudad, la ciudad empieza a tener una geometría cada vez más complicada, hoy la ciudad está compuesta por pequeños parches y no se ha respetado una planeación a futuro", añadió la especialista.

Señaló que antes de pensar en un desarrollo urbano vertical se tiene que solucionar el grave problema que se enfrenta con el transporte público.

"Ya sea a través de un sistema de transporte Metro o tren ligero pero que realmente sea una conexión de un punto a otro".

Comentó que es positivo que el gobierno haya optado por apoya el Metro con la construcción de la Línea 3, pero esto no es suficiente y las acciones que se implementen deben de ir a una mayor velocidad, porque todo esto está llegando ya tarde.

También recomendó que simultáneamente impulsar la inversión de edificaciones verticales de cuatro o seis pisos en el centro de la ciudad.