Desaparecen del plan a los caminos rurales

Les retiran apoyo.

Monterrey

Los caminos rurales, muchos de ellos ya por concluir, fueron eliminados de la lista consignación de recursos en este Presupuesto de Egresos de la Federación.

Se requieren 869 millones de pesos para concluir o dar continuidad a estas obras ya comenzadas y que en muchos de los casos, son viejos reclamos de pobladores en los municipios rurales, donde la inversión en infraestructura no fluye de manera tan cuantiosa como ocurre en los Ayuntamientos de la zona metropolitana de Monterrey.

La mayor parte de ellos estaban por concluir este año o requerían pequeñas asignaciones presupuestales para concluir con lo proyectado, y aunque en muchos de los casos el faltante no es significativo contra los presupuestos de los municipios conurbanos, pagarlo con recursos propios está fuera de la realidad de los alcaldes rurales. .

Entre estos proyectos se encuentra, por ejemplo, el Eje interestatal Matehuala – Ciudad Victoria, en su tramo por Doctor Arroyo y el Carmen.

El camino de 40.7 kilómetros que iba a ser ampliado para alojar dos carriles de circulación y un acotamiento para automóviles y peatones.

El proyecto sólo requiere 7 millones 441 mil pesos para concluir su inversión, pues ya se han destinado para ello 318 millones de partidas presupuestales de ejercicios fiscales anteriores.

En la vía que va del municipio de  Melchor Ocampo hacia el de los Aldama, la falta de 42 millones de pesos hará que el proyecto no se concluya este año como estaba planeado, y en la misma sintonía se encuentra la vía entre Lampazos de Naranjo y Anáhuac.

En este último municipio también tendrá que esperar la modernización del camino a los ejidos Rodríguez y Ranas, que ya habían recibido una inversión de 85 millones de pesos, pero a la que faltan 75 más para concluirse.

Pendiente se queda también la modernización de la carretera Santa Rosa-Salinas y la construcción de un paso vehicular deprimido en el entronque con la carretera Monterrey-Nuevo Laredo, cuya finalización estaba prevista para 2016, pero a falta de recursos tal vez se retrase.

En todos los casos, la alternativa de financiar los faltantes con los recursos que generan los propios Ayuntamientos no es factible por la poca recaudación.